El mítico lector de CD para Super Nintendo sale al fin a la luz

Lo que os vamos a enseñar a continuación es un pedazo de historia de los videojuegos. Si fuisteis jugones en los noventa recordaréis sin duda cómo Sega con Mega Drive y Nintendo con Super Nintendo iban a la greña y se dedicaban puyas entre ellos en su propia publicidad. También recordaréis que cuando el formato CD reveló el formato óptico como el soporte por el que había que apostar, Sega lanzó su discutido Mega CD con resultados que desde luego no fueron los esperados. Pero el mundo de posibilidades estaba ahí, así que Nintendo y Sony entraron en conversaciones para materializar la unidad de CD de Super Nintendo. Una unidad de CD que podría haber cambiado la historia de la compañía, para bien o para mal.

Pero como bien sabemos, la cosa no terminó de cristalizar y Sony decidió tirar por la calle de en medio convirtiendo el proyecto en lo que hoy conocemos como la consola PlayStation, posiblemente de lo mejor que jamás ha hecho la compañía japonesa. Pero es poco sabido que Nintendo siguió adelante con su empeño de sacar una unidad de CD antes de enrocarse y apostar por el cartucho en Nintendo 64. Pero estos documentos que nos llegan desde prueban la existencia de ese módulo CD-ROM para Super Nintendo, que además iba a contar en su propia carcasa con un sistema anticopia. Un procesador RISC de 32 bits, poca broma para la época, a 21,47Mhz iba a potenciar el Cerebro de la Bestia para traernos juegos con mayor contenido a través de este lector, que además de su velocidad usual de 150 Kb/s iba a contar con la posibilidad de doblarla hasta 300 Kb/s. Muy interesante este proyecto del que podéis leer su documentación aquí mismo y en este enlace. Gracias a Kotaku por el soplo.

Publicaciones relacionadas

Cerrar