El nuevo Call of Duty busca que los jugadores cuestionen su moralidad

Es el objetivo principal de Infinity Ward.

Call of Duty: Modern Warfare

Con algunas excepciones aquí y allá, particularmente las primeras entregas, Call of Duty nunca ha sido una franquicia a la que las masas acudan por su pulida narración o su profunda historia y su visión moral del mundo. Infinity Ward, sin embargo, quiere cambiar eso con la próxima entrega, Call of Duty: Modern Warfare. Por lo que parece, no solo van a querer contar una historia mejor, sino que buscarán que el jugador se cuestione lo que está haciendo.

En el último número de la revista oficial de Playstation, el director narrativo, Taylor Kurosaki, y el director de Campaign Gameplay, Jacob Minkoff, hablaron sobre la nueva dirección del videojuego y cómo quieren que los jugadores cuestionen activamente lo que deben realizar y se sientan incómodos con algunas misiones que tendrán que afrontar.

«¿Qué significa Modern Warfare en 2019? Significa que el campo de batalla es más borroso que nunca. Significa que los enemigos no usan uniformes, significa que el daño colateral es una parte real de la ecuación. Las personas que tienen tomar decisiones de vida o muerte en una fracción de segundo», dice Kurosaki.

«Si vamos a contar una historia acerca de los personajes que encuentran su línea y que son empujados más allá de ella, sintiendo que las cosas son moralmente grises y se sienten incómodos con ellas, entonces debemos hacer que el jugador, dentro del videojuego, se sienta incómodo. Vamos a hacerte cuestionar tu propia moralidad», dice Minkoff.

Tendremos que esperar hasta el 25 de octubre de 2019 hasta el lanzamiento de Call of Duty: Modern Warfare para poder averiguar si Infinity Ward, realmente, ha conseguido lo que propone con éxito.

Xavi Mogrovejo

Junto letras sobre videojuegos, cine y TV.

Publicaciones relacionadas

Cerrar