El palo para hacer selfies apareció en un libro de 1995 sobre 'inventos estúpidos de Japón'

Todos los años durante las vacaciones de Navidad, suele haber un producto estrella que vacía las estanterías de los comercios con una facilidad y velocidad realmente asombrosas. Mientras que en el terreno de los videojuegos podríamos decir que los Amiibo se han alzado victoriosos como uno de los artículos más comprados, en el de la tecnología han sido los palos para selfies los que han ganado la batalla consumista.

Y es que no han sido pocos aquellos que se han acercado a los establecimientos especializados a comprar este curioso invento, un palo retráctil que nos permite tomar fotografías por medio de bluetooth.

Sin embargo, este artilugio ya cuenta con bastantes años a sus espaldas, y es que en 1995 los japoneses ya lo habían inventado, aunque por aquel entonces resultó ser un producto bastante infravalorado que acabó ocupando las páginas del libro donde se recogían los inventos más estúpidos del momento.

20 años después, el palo para selfies goza de una gran popularidad convirtiéndose en el producto de moda, un hecho que nos demuestra que algunos artilugios no nacen en el momento adecuado y que los japoneses tienen una visión comercial realmente alucinante.



 

Publicaciones relacionadas

Cerrar