El polémico padre de Tekken asegura que crear juegos hardcore es más fácil pero que no venden

Cada vez que Katsuhiro Harada, padre de Tekken, habla se muere un gatito por depresión y más de un jugón o se echa las manos a la cabeza o se parte de risa. Y más si comenta la más que tortuosa relación entre los juegos para todos, es decir, casuales y los juegos para usuarios expertos, es decir, hardcore.

Con la última entrevista que ha concedido al portal GamesRadar ha sido tajantemente claro: “es más fácil hacer un juego que atraiga a los hardcore porque sabes exactamente que es lo que tienes que poner. Es interesante ya que la evaluación depende del grupo pues la opinión entre hardcores y casual es muy diferente. Si solo quieres satisfacer al público experto, solo tendrás que centrarte en algunos elementos. El juego será calificado como alto si ganas de forma consistente como nivel alto”.

Y continúa: “pero esto no significa que vayas a ser popular con las masas. El juego debe añadir la sensación de que cualquiera puede ganar a los jugadores de niveles altos por lo menos una vez. Es un videojuego, tiene que ser entretenido.”

Si no había quedado claro, atentos AlfaBetaJugones al ejemplo que pone con Street Fighter III: “era un juego que fue muy bien recibido entre hardcores. Si lo conocías a fondo y dominabas los controles era un juego en el que podías ganar el 100% de las veces. Pero claro, es gracioso: fue un juego de Ono y cuando se puso a la venta Street Fighter IV la gente preguntaba “¡eh, espera un momento! ¿dónde está Street Fighter III?” Nos partiamos de risa con ello”.

Publicaciones relacionadas

Cerrar