El Power Glove, convertido en una herramienta para hacer animación

Ah, el Power Glove. Cómo molaba su anuncio, en el que un chaval controlaba desde una pose de lo más guay los juegos de NES con ese guante chulísimo a base de movimientos de su mano. Lástima que la puesta en práctica fuera tan pobre. Muchos juegos no respondían bien al control y al final el Power Glove se consideró un fracaso para Nintendo. Aunque tuvo su momento de gloria en el cine, en la película El Campeón del Videojuego. Sin embargo, se le puede sacar más partido, por ejemplo, como herramienta para hacer animación en stop motion.

Lo ha demostrado nada menos que un animador profesional, Dillon Markey, quien para más señas es parte del equipo que se encarga de rodar los capítulos de la serie Robot Chicken. Markey ha modificado un Power Glove para dotarlo de conectividad Bluetooth y poder controlar las cámaras a distancia, algo que hace que el accesorio de Nintendo pase a molar un 1000% más. Su secreto nos los explica él mismo en este vídeo que recoge Sploid. Quién iba a decir que el Power Glove tendría utilidad casi treinta años después.

Publicaciones relacionadas

Cerrar