El presentador Conan O’Brien nos muestra más horrores enterrados junto con los cartuchos de E.T.

E.T. para Atari 2600, un nombre que llena las páginas más negras de la historia del videojuego. No solo sus desarrolladores pecaron de optimistas y fabricaron más ejemplares de los debidos, sino que además el juego en sí se recuerda como uno de los peores jamás programados, en parte debido a su escasísimo plazo para aprovechar el tirón de la película. ¿Pero y si no fuera lo único que debía permanecer enterrado bajo las arenas de Nuevo México? ¿Y si había algo más que la humanidad no debía conocer, alguna otra atrocidad surgida de lo más profundo del averno? Conan O’Brien nos muestra el verdadero rostro del terror hecho sprites.

Resulta que, como el pelirrojo showman ha desvelado, Atari fue enterrando más videojuegos basados en películas con el paso de los años. Videojuegos que pintaban francamente mal, ¿un Rocky III en forma de clon de Pong? ¿El Club de la Lucha convertido en Tetris? Lo mejor es devolver esas aberraciones impías a lo más hondo del agujero del que nunca debieron salir. Obviamente y por si hacía falta aclararlo, todo es una broma de Conan, así que tranquilo todo el mundo. Porque será una broma, ¿verdad?… ¿Verdad?

Publicaciones relacionadas

Cerrar