El problema de combatir el estrés con videojuegos

El problema de combatir el estrés con videojuegos

Quién no ha tenido alguna vez uno de esos días de perros en los que sólo quieres liarte a puñetazos con algo, lanzar unas cuantas granadas explosivas, exterminar monstruos a espadazos y reducir naves espaciales a polvo cósmico para que se pase un poco el disgusto. Exacto, tu cuerpo te pide videojuegos cuando has tenido una mal día. Quiere esa válvula de escape para todo el estrés y mal genio que llevas acumulando dentro durante horas y horas. Pero cuidado, alterado lector, ten cuidado, te decimos.

Ponerse a jugar al tun tun a cualquier juego puede dar resultados que no son los esperados y que, al contrario, intensifiquen el estrés provocando gritos, pataletas, maldiciones en idiomas extraños, quejas de los vecinos y sollozos incontenibles sobre la mesa de la cocina. Tanto nosotros como Dorkly miramos por tu salud, y esta tira cómica de Julia Lepetit te mostrar el camino de una adecuada salud mental.

No sigas estas prácticas si has tenido un día de esos de reventar pelotitas antiestrés, porque lo que te faltaba ya era llegar a casa y encontrarte este percal. La relajación con videojuegos, casi mejor que sea offline, por lo que pueda pasar. ¿No te parece?

– Uf. Vaya día. Ha sido horrible.

– Voy a sentarme, no pensar en el día y desconectar con algunos videojuegos.

"P*** **** PEDAZO DE ****

SoY UN DIOS.

VETE"

– Excelente.

Cerrar