El protagonista del videojuego Star Wars: El poder de la fuerza casi llegó a ser canon

La serie animada Star Wars: Rebels estuvo muy cerca de tener algo más que un guiño hacia los fans, y concretamente hacia los jugadores de las dos entregas de Star Wars: El Poder de la Fuerza. Y es que su personaje protagonista, el ridículamente poderoso aprendiz de Darth Vader conocido como Starkiller (curiosamente el apellido original que Lucas sopesó para Luke) estuvo sobre la mesa para ser añadido como Inquisidor en la serie de Disney, entrando de lleno en el nuevo canon.

Lo ha confesado su actor de voz, Sam Witwer, en una reciente retransmisión a través de Twitch, donde ha explicado que Dave Filoni, supervisor de Star Wars: Rebels, se pensó realmente la inclusión del personaje: «Dave me dijo que había considerado hacer que Starkiller fuera un Inquisidor en la serie. No encajaba muy bien en la historia que estaban contando, pero lo estuvo meditando porque creyó que sería interesante».

Y es que el motivo de que no encaje del todo en esta historia, que se remonta a los orígenes de la alianza rebelde, es que precisamente es Starkiller, según los juegos de EA, quien forma la alianza bajo las órdenes de Vader como una operación de falsa bandera que finalmente se va de las manos y logra el efecto contrario al deseado. Por no mencionar que su manejo de la Fuerza es superior de largo al de cualquier otro personaje de la saga, llegando a arrancar el sable de luz de Darth Vader de sus propias manos siendo solo un bebé. De adulto lo vemos partir en dos un destructor imperial, algo que ningún jedi ha hecho en pantalla.

¿Qué te hubiera parecido que este personaje saltara a la serie?

Cerrar