El remedio definitivo para estas consolas estropeadas es… volarlas con C4

Un día estamos jugando tan tranquilamente a nuestra Xbox 360 cuando de repente todo se va al traste. La consola deja de funcionar y aparecen las temidas tres luces rojas, el anillo de la muerte. Así es como empieza, pero la diversión no termina. No si tenemos al alcance de la mano un poco de explosivo plástico y un lugar bien apartado donde despedir por todo lo alto a nuestra amada consola de la manera que ella hubiera querido, volando por los aires en medio de un mar de llamas y un atronador estruendo. ¿Queréis verlo en detalle? ¿Qué tal a unos 10.000.000 de imágenes por segundo?

Este funeral para la consola es obra de RatedRR, un canal de YouTube bastante propenso a hacer pruebas de resistencia con dispositivos y hasta a liarse a tiros con ellos solo por ver qué pasa. Algún día alguien llevó varias Xbox 360 inservibles, un poco de C4 y ¡bingo! Tenemos un nuevo e interesantísimo vídeo reproducido por Ubergizmo en el que vemos cómo la consola que tantas alegrías nos ha dado se despide de este mundo cruel con un último estallido. Es más, para una mayor carga de sobrecogedora belleza, la explosión de una de ellas se realiza de manera que la llamarada adopta una propagación en forma de X, casi como liberando la esencia del aparato y formando su símbolo característico con la furia del fuego. Hasta siempre, Xbox 360. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar