El revuelo mediático que armó el primer GTA fue una hábil maniobra controlada

Los más viejos del lugar, aunque preferimos que nos consideren maduritos interesantes, nos acordamos todavía de la gran polvareda que levantó en su día Grand Theft Auto gracias a sus dosis de violencia y gamberrismo, y que le valieron no pocos titulares, menciones en el telediario y peroratas sobre lo nocivo de los videojuegos. Algo que, ahora lo sabemos, no fue más que una maniobra premeditada.  

Así es, todo fue una pantomima del gurú de las relaciones públicas Max Clifford. Este buen señor relata GamesIndustry, fue quien orquestó toda la reacción en los medios y quien hizo que realmente se pusiera el grito en el cielo para dar a conocer el juego. Mike Dailly, uno de sus creadores, ha declarado en una entrevista al Sunday Times que Clifford “estaba dispuesto a lo que fuera para mantener el juego en el candelero”.

Dave Jones, el otro responsable del título, añade: “Nos dijo lo que debíamos hacer, a quién debíamos dirigirnos, lo que esa gente debía decir, y todo lo que dijo se hizo realidad. Sabíamos por qué se tomaba cada decisión y nunca nos vimos influenciados por la idea de ‘vamos a crear algo de controversia’. Siempre lo hicimos [el juego] desde el punto de vísta de qué sería más divertido, pero por supuesto tirando por la dirección más oscura”. Una cosa hay que admitir, y es que el señor Clifford es un genio. La jugada le salió redonda. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar