El senador antivideojuegos se declara culpable de sus cargos

Si es que ya se veía venir. ¿Te acuerdas de Leland Yee, el senador de California que quiso aprobar una ley para restringir los videojuegos violentos y que condenó públicamente a la serie Grand Theft Auto por sus contenidos violentos? Bueno, es un esperado giro de tornas resulta que ahora el condenado va a ser el propio senador, y por un juez, que es cuando la cosa toma tintes serios. A Yee se le imputaban, como ya te contamos, hasta siete cargos criminales entre los que figuraban extorsión, prevaricación o tráfico de armas. Finalmente, Yee se ha declarado culpable de todos ellos.

Yee, de 66 años, junto con los otros tres detenidos en relación a su caso, ha cambiado de idea y ha pasado de declararse no culpable a admitir que sí, que no fue precisamente un angelito. Y es que estas han sido las hazañas que este político, preocupado por la violencia en los videojuegos pero de moral un tanto distraída, admite haber llevado a cabo:

  • Aceptar 10.000 dólares a cambio de conceder al Departamento de Salud Pública de California la adjudicatura de cierto negocio.
  • Aceptar 6.800 dólares de la organización criminal Chee Kung Tong en San Francisco para favorecerles a ellos y a su líder, Raymond Chow, a su vez acusado de blanqueo de dinero, robo y contrabando.
  • Aceptar sobornos por votar a favor de determinadas leyes, y mantenerse en contra de ellas de no llegar estos fondos.
  • Aceptar 11.000 dólares por organizar una reunión entre otro senador y alguien interesado en una nueva ley estatal para legalizar la marihuana.
  • Cambiar su voto en la próxima ley de compensación de los trabajadores a cambio de contribuciones a su campaña.
  • Hablar con un agente encubierto del FBI sobre importar armas automáticas y munición desde Filipinas hasta Nueva Jersey, desde donde se distribuirían.
  • Dar dinero en efectivo al también acusado Brandon Jackson a cambio de un cheque extendido durante su campaña en un intento por blanquear los sobornos que recibía. 

“El señor Yee debe vivir ahora con las consecuencias de traicionar la confianza que se depositó en él cuando era un servidor público”, ha declarado la fiscal Melinda Haag en declaraciones recogidas en el portal del Departamento de Justicia de los Estados Unidos. “Es particularmente decepcionante y problemático que nuestros oficiales electos violen su obligación de representar a sus votantes. Esta oficina seguirá asegurándose de emplear los recursos necesarios para garantizar que nuestros oficiales electos gobiernen dentro de los parámetros legales”.

Por supuesto, ya sabes que la culpa de todo la tienen los videojuegos. El señor Yee ganó notoriedad a partir de ellos y ya ves cómo ha terminado…

Publicaciones relacionadas

Cerrar