El señor de los anillos pudo estar protagonizada por Sean Connery, Russell Crowe y David Bowie

Con El Hobbit: la Batalla de los Cinco Ejércitos arrasando en los cines de casi todos los rincones del mundo (en este enlace podéis leer nuestra crítica del final de la trilogía), el panorama de rostros que vimos cómo vivían aventuras en la Tierra Media hubiera sido muy, muy diferente si los planes iniciales de Peter Jackson se hubieran cumplido cuando planeaba el rodaje de la trilogía de El señor de los anillos a finales de los años 90 para su posterior rodaje en las hermosas tierras de Nueva Zelanda.

A pesar de que ahora nos resulte imposible imaginarnos a otros actores como el mago Gandalf, el hobbit Bilbo Bolsón, el montaraz Aragorn, el elfo Elrond o la rohirrim Éowyn, durante un tiempo la historia podría haber sido muy diferente, y los rostros inmortalizados en la trilogía de Peter Jackson podría haber sido los de otros intérpretes más conocidos en aquellos tiempos, pero diferentes contratiempos impidieron que así fuera. Así pues, os contamos quiénes podían haberse adueñado del papel y por qué motivos finalmente no lo hicieron.

Gandalf el gris podría haber sido Sean Connery

Peter Jackson nunca ha negado que en el primer actor en el que pensó para dar vida al entrañable mago creado por Tolkien fue Sean Connery. De esta forma, La productora New Line Cinema le ofreció al intérprete escocés 6 millones de dólares por ponerse la capa gris de Gandalf. Connery rechazó la propuesta porque no entendía ni la fantasía ni quiénes eran esos "bobbits" de los que hablaba el guión.

Ante la primera negativa, el estudio le incrementó la propuesta asegurándole un 15% de las ganancias en taquilla de la trilogía, pero el curtido actor volvió a negarse, por lo que no tuvieron más remedio que contratar a Ian McKellen.

Tras comprobar que se convertían en un éxito las películas de El señor de los anillos, Sean Connery sí aceptó protagonizar La Liga de los hombres extraordinarios en 2003, que fue un auténtico fracaso. De haber aceptado la oferta final de New Line Cinema, Connery habría ganado 450 millones de dólares por encarnar a Gandalf.



Aragorn podría haber sido Russell Crowe

Para dar vida al aguerrido montaraz del norte, el estudio le ofreció a Russell Crowe un 10% de las ganancias de la película en vez de una cantidad fija, con el objetivo de abaratar el presupuesto y destinarlo a mejorar la producción. Al australiano aquello de cobrar en un futuro le olió a cuerno (de Gondor) quemado, por lo que decidió rechazar la propuesta.

Tras recaudar más de 870 millones de dólares en las taquillas de todo el mundo, Russell Crowe confesó que rechazar el papel de Aragorn (y los 87 millones que hubiera cobrado) fue uno de los grandes errores de su carrera.

Éowyn podría haber sido Uma Thurman

La actriz Uma Thurman (Kill Bill) siempre se ha confesado como una gran fan de los relatos de Tolkien, por lo que cuando se enteró de la producción de la trilogía no dudó en querer formar parte de la Tierra Media. Así que sin perder un segundo, Peter Jackson contactó con ella para ofrecerle el papel de Éowyn, la valerosa rohirrim que aparece en Las dos torres.

Sin embargo, cuando la actriz comprendió que el rodaje implicaba permanecer durante meses en Nueva Zelanda tuvo que rechazar la propuesta del director Peter Jackson, debido a que acababa de nacer su hija y no podía separarse tantos meses de ella ni llevarla a un rodaje. Tiempo después, la actriz confesaba su desánimo y explicaba que "simplemente no me llegó la oportunidad en el momento adecuado".

Elrond podría haber sido David Bowie

A diferencia del resto de intérpretes que rechazaron la propuesta del estudio o del realizador Peter Jackson, en el caso de David Bowie fue justo lo contrario. Así pues, fue el mismísimo Jackson quien decidió que Bowie no era buena idea para interpretar al elfo, por mucho que el cantante se muriese por encarnar a Elrond.

Posteriormente, preguntado por el asunto, el director neozelandés explicó que su decisión se debió a que consideraba que incluir a "estrellas célebres quedaría fuera de lugar para representar a personajes realmente queridos por los lectores desde hace más de 50 años". El papel lo asumiría finalmente Hugo Weaving, que venía de ser el agente Smith en la primera entrega de Matrix.



Frodo podría haber sido Jake Gyllenhaal

El actor empezaba a granjearse un nombre dentro de los estudios de Hollywood, después de protagonizar películas como Donnie Darko. Así pues, consideró que sería un buen empujón para su carrera presentarse para el papel de Frodo a la audición que preparó Peter Jackson para el papel.

Sin embargo, su actuación no impresionó en absoluto a los responsables del casting, que desestimaron su candidatura sin ningún miramiento. El propio actor confesó posteriormente que esa audición "fue de las peores de mi vida", puesto que desentonó por no haberse preparado bien el papel y desconocer que requerían que tuviera acento británico el personaje.

Publicaciones relacionadas

Cerrar