Electronic Arts hizo el motor de Battlefield 3 pensando en la próxima generación

Patrick Soderlund, antiguo CEO de DICE y actual directivo de EA Games, ha hablado acerca del motor Frostbite 2, del que se nutren juegos como Battlefield 3, Medal of Honor: Warfighter o el menos exitoso Need for Speed: The Run, y lo ha hecho para referirse a él como la apuesta de EA con miras de no solo equipararse a la tecnología actual sino superarla: “Seré honesto, Frostbite 2 fue pensado para la próxima generación. Así es como comenzamos a desarrollarlo”.

En un principio, la referencia para el rendimiento del motor eran las especificaciones de un PC de gama media-alta, pero sus creadores decidieron subir el listón: “Teníamos eso en mente y dijimos ‘vamos a construir algo que lo supere’. Eso no quiere decir que lo que se ve en Battlefield 3 sea el tope. Es el comienzo, es donde partimos y desde ahí vamos adelante. Pero tenemos una base tecnológica que me da mucha confianza en cómo nos hemos posicionado de cara al futuro”.

La base tecnológica a la que se refiere Soderlund es la capacidad del Frostbite 2 en cuanto a animaciones, para las que afirma que se fijaron en “nuestro equipo de FIFA, que tiene un sistema de animación avanzado”, el aspecto sonoro o, más importante, la destrucción de entornos. “La destrucción mola, pero queríamos hacer destrucciones que alterasen la jugabilidad, no solo destruir por destruir”. Estas son las credenciales de la herramienta con la que EA afronta sus próximos juegos y la nueva hornada de hardware que acabará por llegar. Por las palabras de Soderlund, parece que el Frostbite 2 tiene mucho que decir aún. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar