¿En qué idioma habla Bayonetta para hacer las invocaciones?

La bruja más leñera de los videojuegos ha vuelto por partida doble a Nintendo Switch. Tras una primera entrega lanzada hace ya unos cuantos de años tanto en Xbox 360 como en PlayStation 3 y un rescate de la franquicia que trajo consigo una secuela exclusiva de Wii U, Bayonetta quiere demostrar todas sus bondades y su peligro en la híbrida de la Gran N recopilando sus dos primeras aventuras y con la mirada puesta en una tercera por llegar.

Podríamos hablar largo y tendido sobre lo genial del sistema de combate de esta saga, sobre el frenesí que trae con cada partida por pequeña que sea o incluso de cómo se burla del erotismo y la sexualidad llevándolo a unos límites que saltan por encima de la barrera de la parodia. Pero hoy vamos a centrarnos en una de las piezas clave de estos dos juegos: las invocaciones con las que Bayonetta aniquila a sus enemigos de mil y una formas.

Esas criaturas que provienen del averno siempre están precedidas de una frase que parece indescifrable y un baile que suele estar subidito de tono. Para muchos, las palabras que la Bruja de Umbra recita en cada ocasión son algo totalmente imaginario, como (si nos permitís el símil) lo que Pingu y compañía hablaban en los capítulos de la serie infantil. Algo sin sentido fuera de su universo y fruto de un mejunje de lenguas mezcladas para la ocasión.

«Au contraire», en el caso de Bayonetta, cada invocación tiene una traducción a nuestra lengua nativa. Es más, su procedencia proviene de otro idioma real que cuenta con varios siglos a sus espaldas y que, en cierto modo, conecta con su uso en el videojuego. El enoquiano es es el responsable de cosas como «AVAVAGO», y su origen data del año 1581. Para ser más exactos, del 8 de marzo de 1581.

Los responsables de la lengua enoquiana o el idioma enoquiano son John Dee y Edward Kelley, dos ocultistas británicos que la construyeron hace ya 5 siglos con el fin de replicar aquello que, según ellos, hablaban tanto los ángeles como los humanos antes de la construcción de la Torre de Babel (aquella que, según el mito bíblico, pretendía llegar a Dios y trajo consigo la creación de las diferentes lenguas).

Tiene su propia escritura, que aparece en los círculos de invocación de donde salen los gigantescos seres que ayudan a la Bruja de Umbra, así como su propia sintaxis y alfabeto. En los juegos de Bayonetta, también se supone que es la lengua que hablan los ángeles a los que damos caza y los demonios, como la que son capaces de utilizar las brujas de Umbra y los sabios de Lumen. En definitiva, es algo que todos aquellos capaces de saltar entre los planos pueden utilizar para comunicarse.

Las similitudes entre juego y realidad dan algún paso más al frente. En teoría, cada planeta posee un logos (ángel) que puede invocarse en cada día de la semana y a cada hora del día. Todos estos ángeles, además, forman parte de una jerarquía con estratos que van desde ministros hasta reyes. Todo el que haya jugador a cualquiera de ambas entregas, o que lo esté haciendo ahora con Switch, seguramente recordará la introducción de cada criatura nueva contra la que pelear y cómo se le asigna un diferente estatus en función de su poder, además de cómo cada invocación que se realiza durante el juego es distinto.

Así las cosas, resulta que cuando Bayonetta dice «AVAVAGO», en realidad quiere decir «Truenos» y cuando pronuncia «CANILU», significa «Sangre». Hay muchas más expresiones sacadas de la lengua enoquiana, y podéis encontrarlas si exploráis un poco por las redes.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar