Enemigos de videojuegos que son exageradamente poderosos

Como bien sabrás si eres jugador habitual, la gran mayoría de videojuegos tienen su dosis de acción, por lo que nuestro protagonista debe enfrentarse a todo tipo de peligros. En algunos títulos todos los enemigos son un reto, mientras que en otros ninguno de ellos supone un gran problema. Luego nos encontramos con el caso de aquellos juegos que tienen enemigos normales y otros capaces de crear muchísimos problemas.

Precisamente de ellos queremos hablarte en el día de hoy, pues lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación es una selección de enemigos de videojuegos que eran exageradamente poderosos dependiendo del contexto en el que nos encontráramos, claro está. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias a través de la caja de comentarios para complementar nuestra selección.

Chasqueadores (The Last of Us)

Los infectados de The Last of Us no son precisamente sencillos, aunque si los cogemos por la espalda no nos darán mucho problema. Los peligrosos son los chasqueadores, a los que solo se puede matar con una daga en sigilo y a base de tiros en acción. La cuestión es que si se te echan más encima de lo recomendado te darán un mordisco y ahí se acabará tu progreso. Mantener las distancias con ellos es una buena recomendación.

Gato sable (Skyrim)

Puede que en Skyrim haya enemigos mucho más peligrosos que los que hoy te comentamos, pero tenemos nuestras razones. Cuando comenzamos en la aventura en una dificultad elevada cualquier enemigo nos puede complicar la existencia. Los gato sable, que normalmente estarán a campo descubierto, pueden acabar con nuestra vida de dos o tres zarpazos, mientras que quitarles salud será todo un reto para nosotros.

Endriago (The Witcher 3: Wild Hunt)

Al igual que con Skyrim, empezar en The Witcher 3 en un nivel alto de dificultad supone que encontrarnos con un enemigo de nivel superior al nuestro es todo un problema. Los endriagos son peligrosos, pues no solo te atacan de frente, sino que te dan picotazos con su cola cuando menos te lo esperas. La cosa es que a través de su cola te introducirá un veneno que quita una enorme cantidad de salud.

Mamuts (Far Cry Primal)

Los mamuts de Far Cry Primal merecen un lugar especial en esta lista, pues son probablemente los enemigos más molestos de cuantos vamos a mencionar hoy. Su piel es necesaria para elaborar algunas de las herramientas clave para la aventura, de modo que no nos quedará más remedio que enfrentarnos a estas veloces, resistentes y poderosas bestias de la edad primitiva que son capaces de triturarnos en segundos.

Zombis nocturnos (Dying Light)

Las noches en Dying Light son lo más peligroso del videojuego de Techland. Da incluso miedo salir de noche, pues sabes que es cuando los zombis se vuelven más agresivos y terroríficos. No solo ganan en aspecto imponente, sino que cuando se pone el sol se amplía su capacidad destructiva, de modo que nuestro protagonista, curiosamente, se siente más cómodo bajo la luz del astro que ilumina la Tierra.

Supermutante suicida (Fallout 4)

Los supermutantes de la saga Fallout siempre han sido peligrosos, pues al fin y al cabo se trata de humanos mutados que han conseguido una gran fortaleza física y que aún saben manejar armas. Sin embargo, los peores de todos son la variación suicida de Fallout 4. Se trata de supermutantes que traen una minibomba nuclear en la mano y que si se te acercan lo suficiente la hacen detonar para que vueles por los aires.

Banshee (Mass Effect 3)

En la tercera entrega de la franquicia Mass Effect nos encontrábamos con que los Segadores ya habían comenzado a transformar a todas las razas de la Vía Láctea, pero las más peligrosas de todos eran las banshees, asaris transformadas. Podían teletransportarse con presteza, pero lo peor de todo es que eran absurdamente resistentes. Tres cargadores de nuestro rifle de asalto podrían no ser suficiente.

Cerrar