Enemigos de videojuegos tan tontos que te harán reír en lugar de infundirte respeto

Enemigos de videojuegos tan tontos que te harán reír en lugar de infundirte respeto

La gran mayoría de videojuegos de la actualidad y de todos los tiempos nos han propuesto un reto relacionado con la acción. Para conseguir el objetivo último debemos superar todo tipo de obstáculos, entre los que se encuentran enemigos dispuestos a ponernos las cosas difíciles. Es por ello que hoy queremos hablarte de enemigos, pero no de aquellos que infunden temor por su contundencia, sino por todo lo contrario.

Y es que en la lista que te dejamos tras este texto introductorio encontrarás una selección de enemigos de videojuegos tan tontos que casi podían sacarte una carcajada en lugar de infundirte el respeto que deberían. Sin más dilación te dejamos nuestra lista con nuestras particular propuestas y, como siempre, te invitamos a que nos dejes en la caja de comentarios las tuyas propias para generar debate con otros lectores.

Minions (cualquier MOBA)

Cualquier videojuego del género MOBA (League of Legends, DOTA 2) y otros muchos títulos de corte online introducen en pantalla a los llamados minions, enemigos muy menores controlados por la IA y que sencillamente están en medio para incomodar. Un reciente ejemplo lo encontramos en For Honor, en el que estos enemigos podían ser despachados de un soplido por nuestro guerrero, que era el doble de alto que ellos.

Monstars (Braid)

Los Monstars son los principales enemigos del videojuego Braid, la obra maestra de Jonathan Blow. Su aspecto ya hace que algo nos chirríe, pues es como si los goombas de la saga Super Mario se hubieran enfundado las zapatillas de Sonic y vinieran a por Tim, el protagonista del juego. Es imposible tomárselos en serio, y más cuando nos sirven más como trampolín para llegar a lugares inaccesibles que como verdaderos enemigos.

Guardias (Metal Gear Solid)

La inteligencia artificial de los guardias mejoró mucho en Metal Gear Solid 2, pero la primera entrega nos presentó a unos enemigos rasos increíblemente ridículos. Literalmente estos enemigos no eran capaces de vernos estando a cinco metros delante suyo. Por alguna extraña razón eran cortos de miras y tan solo podían ver lo que tenían delante de sus narices. El sonido que emitían al ser ahogados, por si fuera poco, también era muy extravagante.

Infectados (Resident Evil 4)

Entendemos que los zombis siempre dan miedo, pero a los infectados de Resident Evil 4 era para darles de comer aparte. En España era difícil tomarles en serio, pues tenían un acento no acorde al país de origen. Pero lo más gracioso eran las frases que soltaban en medio de la acción. Ese clásico “detrás de ti, imbécil” o el no menos desternillante “un forastero” hicieron del juego de Capcom una obra mítica en territorio español.

Xenomorfos (Alien: Colonial Marines)

No hay nada que dé más miedo que un xenomorfo y si no que se lo digan a Ripley de la saga Alien. Sin embargo todos sabemos cómo salió ese prometedor Alien: Colonial Marines que acabó siendo un despropósito. Fue tan desastroso que incluso los xenomorfos que debían intimidarnos daban más risa que otra cosa, quedándose atascados por todas partes y poniéndonos las cosas muy, pero que muy sencillas.

Guardias (Skyrim)

Los guardias de las ciudades de The Elder Scrolls V: Skyrim están para asegurar el orden y la seguridad en esos lugares. No obstante, todos ellos se toman tanta confianza con los forasteros que acaban siendo objeto de mofa más que un símbolo al que respetar. Un buen ejemplo de ello lo tenemos en ese guardia que nos dijo que solía ser aventurero hasta que le dieron en la rodilla con una flecha. Imposible tomarlos en serio después de esa ridícula anécdota.

Grunts (Halo)

Los grunts o unggoy son los seres de más bajo rango dentro de la orden militar y religiosa de los Covenant, por lo que son maltratados por los propios Covenant. Si ni los suyos los toman en serio cómo vamos a hacerlo nosotros. Por si no fuera suficiente hacen gala de un aspecto de lo más extravagante y desagradable a la vista, por lo que se convierten en enemigos más risibles que unos a los que respetar.

Publicaciones relacionadas

Cerrar