Enemigos normales en videojuegos que nos ponían en auténticos aprietos

Enemigos normales en videojuegos que nos ponían en auténticos aprietos

Siempre que hablamos de videojuegos y de enemigos solemos centrarnos en los jefes finales; pero hay títulos en los que hasta los rivales más sencillos y comunes pueden complicarte las cosas sobradamente. Hay enemigos corrientes con muy malas pulgas, con comportamientos y habilidades traídas del agujero más oscuro del averno para lanzar su ira sobre ti y hacerte sufrir cada vez que te encuentras con ellos.

Seguro que todos guardáis en vuestra memoria, y con especial inquina, el recuerdo de alguno de ellos, protagonistas de esas frustrantes horas probando una y otra vez cómo acabar con ellos. Hoy, en AlfaBetaJuega, vamos a dar un paseo doloroso para recordar y presentaros a los enemigos normales que nos ponían en auténticos aprietos. Esos que con su mera presencia ya te hacían sudar.

En la lista que traemos a continuación hay muchos populares y modernos, como otros que han forjado su mito a lo largo de años y años a base de castigar a los jugadores. Por supuesto, estamos abiertos a escuchar vuestras sugerencias y propuestas. Nos gusta compartir el sufrimiento.

 

Brujo Tempura – Kid Icarus: Uprising

Estás totalmente sumergido en la acción, tratando de que Pit siga adelante de la mejor forma posible y esquive todos los proyectiles y ataques de los enemigos mientras los abate con su armamento y, de repente, aparece un hechicero que te convierte en una gamba. Sí, una gamba. El Brujo Tempura tenía esta peculiar habilidad, que además anulaba tu capacidad de ataque y defensa, quedando a total merced de los enemigos y si puede, para colmo, te devorará.

 

Centaleón – The Legend of Zelda: Breath of the Wild

Pocos jugadores olvidarán ese momento en el que debes ir a por flechas eléctricas en el dominio de los Zora de Breath of the Wild. Asciendes a una cima y te topas con la criatura más peligrosa de todo el juego: el Centaleón. Matarlo requiere de mucha práctica, tiempo y observación. Aprender sus rutinas y saber esquivar en el momento adecuado, además de ir bien equipado para no quedarte sin armas… y sin paciencia.


Cabezas de Medusa – Castlevania

Estas hijas del mismísimo Satán están siempre en el lugar adecuado en el momento más inoportuno. No son especialmente poderosas, pero sí realmente molestas. Frecuentan los niveles en los que debes medir tus saltos, y cada golpe que te dan te empuja, además de convertirte en piedra. Si un paso en falso es la muerte, con ellas es muy probable que acabes usando tu mando como una de las dagas de los Belmont.

 

Gracious & Glorious – Bayonetta

Este dúo es el candidato perfecto para tus pesadillas. Son una versión mejorada de Grace & Glory, dos que ya se las traen. Mucho más rápidos, mejor coordinados, más fuertes y, por tanto, más letales. Lo peor de todo es que, además, impiden que puedas usar el Tiempo Brujo, por lo que aprovechar estas pequeñas pausas para machacarlos es imposible. Si estáis jugando ahora a Bayonetta y no los conocéis, os compadecemos.

 

Molbol – Final Fantasy

No hay nada más pesado que sufrir un estado alterado en un RPG, pero peor es que te lancen todos los posibles al mismo tiempo. Los Molbol son especialistas en esta materia y, normalmente, su habilidad insignia, Aliento Fétido, causa todo lo que pueda causar al momento. Convertirte en enano, dejarte ciego, hacerte rana, confundirte, envenenarte… Hay que ir bien blindado para acabar con ellos.

 

Topos – Horizon: Zero Dawn

Una de las máquinas más difíciles de matar en Horizon: Zero Dawn, o la que más. Estos enemigos se guían por el sonido, y no dudarán en acabar contigo al menor descuido cada vez que salen de la tierra. La mejor táctica para darles caza es usar armas congelantes y llevar a Aloy muy, pero que muy preparada para el combate.

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar