Entrevista a James Castillo: Ilustrador y diseñador de marca española

En AlfaBetaJuega siempre os mostramos asombrosos trabajos, ilustraciones y diseños de todo tipo de trabajadores de la industria, aunque normalmente suelen ser internacionales. Así que ¿Por que no darnos una vuelta por nuestro territorio y ver qué encontramos?

La cosa nos ha funcionado especialmente bien, ya que hemos podido conocer y entrevistar a James Castillo, un diseñador e ilustrador dedicado en cuerpo y alma al mundo de la animación y a la industria de los videojuegos.
James, que ahora mismo vive entre Londres y Madrid, ha cursado estudios de animación tanto en Estados Unidos como en Singapur, uno de los centros álgidos de la animación en estos momentos. Recientemente estuvo trabajando para Bee Square, un estudio asentado en Barcelona en el que se dedican a realizar juegos para dispositivos móviles. Actualmente se encuentra trabajando tanto en proyectos editoriales de corte infantil como en varios trabajos centrados en la animación y los videojuegos e incluso ha ilustrado las cartas del juego de mesa London after Midnight que se pondrá a la venta a lo largo de este mes en toda Europa.

AlfaBetaJuega: ¿Cuánto tiempo llevas dibujando?

James Castillo: Como casi todos los dibujantes… desde que mi madre me compró una caja de lápices de colores.
No recuerdo una época en la que no dibujase en cuadernos, pintase miniaturas o dibujara a mis personajes favoritos de series de dibujos, así que es difícil poner una fecha. 

Toda la gente dibuja durante la mayor parte de su niñez y en algún momento, según crecemos, vamos dejándolo de lado. Supongo que una de mis primeras decisiones fue esa, no dejar de dibujar.

Recuerdo que sobre los 13 o 14 años tome la decisión de invertir tiempo y esfuerzo en dibujar mejor. Aunque llevaba toda la vida dibujando, fue a partir de esa edad que empecé a hacerlo de manera más consciente y dedicada.

AlfaBetaJuega: ¿Cuándo decidiste que querías dedicarte al mundo de la animación?

James Castillo: Eso tomó más tiempo. Yo quería dedicarme al mundo del cómic, no tenía ni idea de cómo funcionaba el mundo de la animación. Por circunstancias, cuando terminé de estudiar me involucre en un pequeño proyecto de animación con un amigo. Tenía que hacer un poco de todo, limpiar frames, hacer fondos, storyboards… y, poco a poco, fui descubriendo los rincones de la animación. Me encantó.

Cuando acabó el proyecto, decidí empezar a estudiar animación en Madrid y seguir aprendiendo. A partir de ahí empezó el camino que me llevaría a donde estoy ahora mismo.



AlfaBetaJuega: ¿Cómo has llegado hasta donde estás? ¿Que estudios has realizado?

James Castillo: La verdad es que fue un camino muy errático, como el de casi toda la gente que se dedica a esto. Una vez acabé de estudiar animación 2D en Madrid tuve la oportunidad de viajar a Singapur a seguir estudiando, esta vez más enfocado al mundo del 3D.

Ahí tuve la oportunidad de dirigir un corto de animación con mis compañeros, lo que me ofreció la posibilidad de entender y participar en una versión en miniatura de una producción audiovisual. Fué un verdadero placer, la verdad.

Por suerte, el corto se movió mucho por festivales e incluso ganó algún premio y mención especial. A raíz de eso entré en contacto con una pequeña empresa de Singapur para participar como artista en el desarrollo de un juego independiente para dispositivos móviles. La idea me llamó mucho la atención y estuve trabajando con ellos durante algunos meses y poco a poco fui metiendo mi mano en el mundo de los videojuegos.

AlfaBetaJuega: ¿En qué te inspiras a la hora de diseñar personajes?

James Castillo: ¡En muchas cosas! Siempre hay un proceso de investigación previo. Una vez tienes claro el universo en el que se desarrolla la historia y el peso narrativo que va a llevar el personaje que vas a diseñar, comienza un proceso de exploración formal que es divertidísimo.

Parece mentira, pero puedes encontrar ideas en cosas inesperadas. Hay insectos, por ejemplo, con una combinación de texturas y colores geniales, o culturas con una imaginería (y mitología) muy sugerente que pueden generar un montón de ideas.

También sigo a muchos otros dibujantes en las redes sociales. Es importante tener una biblioteca de referencias que te pueda proporcionar soluciones a problemas que puedas encontrar.

AlfaBetaJuega: ¿Cuales son los elementos más importantes a la hora de crear un personaje?

James Castillo: Eso depende mucho de cada proyecto. Por ejemplo en videojuegos hay que tener muy en cuenta las limitaciones técnicas o de diseño. A veces pueden forzarte a tomar decisiones que, desde un punto de vista artístico, pueden no ser las mejores pero que para diseño del juego son las más adecuadas.

Pero si tienes la libertad de diseñar sin limitaciones, es importante centrarse mucho en la personalidad del personaje. Cada decisión formal, cada color y cada prenda tiene que reforzar su personalidad y contarte algo sobre por qué está donde está y por qué es quién es.

AlfaBetaJuega: ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo como ilustrador?

James Castillo: Como ilustrador o diseñador lo que más me gusta es cuando, después de semanas de trabajo, todo empieza a tomar una cierta legibilidad. Los personajes empiezan a ser tangibles, el mundo empieza a construirse y de pronto todo toma coherencia.

Cuando esas cosas pasan, tus diseños cobran una identidad propia. Es una sensación muy bonita.

AlfaBetaJuega: ¿Cuales son las aptitudes que se valoran a la hora de trabajar en el mundo artístico de los videojuegos?

James Castillo: Los videojuegos requieren a gente paciente, versátil y con cultura. Hay que estar al día de todo, de las novedades (tanto las “triple A” como las Indies) y de las tendencias que se destilan en el resto de estudios. Un juego puede tardar unos dos años en producirse y es importante asegurarse de que, para cuando tu juego salga, el estilo visual y las decisiones estéticas que se hayan tomado sigan siendo válidas.

Ser paciente es necesario para trabajar en equipo. Son muchos departamentos y todos necesitan funcionar bien, como el engranaje de un reloj. Eso implica saber cuándo ceder y ayudar en lugar de imponer una idea.

La versatilidad tiene más que ver con dominar una disciplina que con saber muchas distintas. Los proyectos siempre van a tener limitaciones y van a exigir que te adaptes a ellas. Es importante que si eres modelador puedas modelar un personaje con cientos de miles de polígonos o un personaje sintético con menos de cien. Lo mismo pasa con músicos, dibujantes o diseñadores.

AlfaBetaJuega: ¿En qué tipo de videojuegos has trabajado? ¿Hay algún estudio en el que te gustaría trabajar?

James Castillo: He trabajado sobretodo en el desarrollo de juegos para dispositivos móviles. Con Bee Square desarrollamos el endless runner Run Sheldon y participé activamente en el desarrollo visual de los futuros títulos de la compañía.

Admito que no soy muy fan de la metodología de trabajo de los grandes estudios y más que involucrarme con un estudio concreto me gustaría trabajar en un proyecto con gente realmente interesada en hacer un juego bueno y completo, y no con ganar ingentes cantidades de dinero.

Mi visión de la industria va muy ligada a la de Jonathan Blow, creador de Braid, y demás desarrolladores independientes que ven el videojuego como una forma de expresión y no como un negocio.

Aun así hay algunos estudios como Capybara Games en Canadá y Motiga en Estados Unidos que están haciendo un gran trabajo con sus productos y admito que me hubiera encantado haber trabajado en ellos.

AlfaBetaJuega: ¿En qué trabajas ahora mismo?

James Castillo: Ahora mismo estoy ligado a proyectos internacionales de animación y cerrando proyectos personales que, espero, saldrán pronto editados en España.  Me gusta mantener cierto tiempo libre para desarrollar proyectos con amigos y colegas.

AlfaBetaJuega: ¿Qué consejos le darías a alguien que se quiera dedicar a la animación?

James Castillo: Hoy en día la animación es una industria muy explotada y no dejan de salir cursos y escuelas especializadas. Es bastante aterrador, la verdad.

Personalmente lo que a mí más me ha ayudado es haber podido probar las distintas disciplinas que se requieren para la industria. Animación, guión, modelado, diseño, vfx, partículas, rigging… y otras muchas. Esto me ha permitido poder decidir, no sólo la que más me gusta, sino en la que creo tener más que aportar.

Y eso es lo importante. Ser consciente de que siempre serás parte de un equipo y, como tal, debes de ser capaz de aportar algo, hacerte valer para llevar el proyecto al mejor lugar posible. 

Podéis seguir el trabajo de James Castillo desde su blog, su página de Facebook y su Twitter.

Publicaciones relacionadas

Cerrar