¡Esa puerta!: La historia del objeto más duro de Grand Theft Auto V

A veces tendemos a subestimar a los objetos más nimios en los videojuegos. Una simple y llana puerta, por ejemplo. Ni siquiera es una puerta con especial clase o estilo, no la encontraréis en el Ikea más cercano. Es solo la entrada de una alambrada que permanece cerrada porque así debe ser y así será. Llueva, truene o haga calor, por este espacio de Grand Theft Auto V no se pasa y es que no se pasa. Retroceder nunca, abrise jamás.

Ya pueden ponerse los peatones como quieran, que la puerta no se abre. Los cerrajeros de Los Santos las crían duras, hermano. Por eso, hace falta ser muy duro y dar todo lo que uno tiene para tratar de cruzar este umbral, y ni aún así. La prueba, en este vídeo del canal ThugLife que nos muestra la férrea determinación de este humilde pero firme y decidido portal. ¿Cederá a golpe de granada? Solo hay una forma de averiguarlo, pero no le auguramos el éxito.

Publicaciones relacionadas

Cerrar