Este es el aspecto que tenemos situados en un entorno de realidad virtual

Imagina colocar tres Kinects formando un triángulo equilátero. Ahora pon un dispositivo Oculus Rift en tu cabeza para una mayor inmersión y, por último, combina estos dos elementos con un entorno virtual 3D como una oficina y… ¡tachán! te tienes a ti mismo representado en tres dimensiones dentro de una oficina llena de glitches. ¿Útil? eso ya queda a criterio de cada uno, pero desde luego sí que es curioso de ver.

Los creadores de este experimento cuentan en su blog el funcionamiento de este nuevo nivel de realidad virtual, que con un poco de desarrollo podría lograr que la presencia en una teleconferencia fuese casi total. Por el momento todo queda en un prototipo con bastantes cosas que mejorar, pero desde luego ya nadie podría decir que una reunión de trabajo es algo aburrido.

Publicaciones relacionadas

Cerrar