Este es el motivo por el que las puertas de videojuegos dan tanto miedo

Las puertas son el auténtico elemento de tensión en los juegos de terror

El género de terror ha destacado en numerosas ocasiones por presentar situaciones de lo más incómodas y escalofriantes para los espectadores, tanto en el cine como en los videojuegos. Y aunque no son pocas las distintas criaturas que acaban poblando nuestras pesadillas por culpa de todo tipo de productos, lo cierto es que, como apuntan dese Kotaku, hay algo que da todavía más miedo, al menos en los videojuegos de terror que el fantasma, zombie o monstruo de turno.

Porque no hay nada que pueda dar más miedo en un título de este género, que una puerta cerrada. Un elemento que aparece siempre para confundir la mente del jugador, ya que sirve para obligar a que este tenga que decidir por sí mismo si decide abrirla o mantenerla cerrada.

Una situación de lo más aterradora, sobre todo en algunos juegos de los últimos años, como Resident Evil 7, donde podemos abrir la puerta de golpe, y acabar sorprendidos por el ataque de cualquier criatura que se encontrase al otro lado de esta, o hacerlo poco a poco y con mucho cuidado, mientras aprovechamos para asomarnos intentando no alertar a nadie.

Porque, al final, las puertas son el verdadero elemento de tensión de los juegos de terror, muy distinta a la que presentan las películas del mismo género. Puesto que, si en estas últimas el espectador puede evitar cualquier escena apartando la vista de la pantalla, en los videojuegos uno tendría que estar más pendiente de lo que sucede en esta para evitar la mala suerte de su personaje. Algo que influye en este mecanismo tan simple, que se convierte en el elemento perfecto para pasar miedo al no revelar qué hay al otro lado. Que bien podría ser una criatura aterradora, o, al mismo tiempo, tratarse de un espacio vacío.

Publicaciones relacionadas

Cerrar