Este es el movimiento de Sonic 3 encontrado en Sonic Mania

Gotta go back.

Es de sobra conocido por todos, el éxito que tubo Sonic 2. El videojuego de Mega Drive dio pie a que Yuji Naka de Sega Technical Institute y su equipo quisieran revolucionar la serie del erizo azul. Y la revolución pasaba por un juego 3D isométrico que, por hache o por be, no terminó de salir bien y, finalmente, no llegó a ver la luz siendo sustituido, en este caso, por un juego mas conservador y tradicional pero que, gracias a Sonic Mania, parece haber renacido de sus cenizas.

Las razones por las que la gente de Sega Technical Institute decidieron mandar al traste dicha idea de un Sonic en 3D isométrico no fue otra que los problemas que tuvieron con el Sega Virtual Processor, ese procesador que aumentaba la potencia 3D de la Mega Drive que, a pesar de lo innovador del chip, parecía ser que era demasiado para la pobre consola de Sega.

Definitivamente, y dado los problemas que estaban teniendo, decidieron dar carpetazo al proyecto y centrarse en un juego mas “normal” de Sonic que, fíjate tu por donde, la tercera entrega que todos conocemos se terminó dividiendo en dos títulos. Por un lado, Sonic the Hedgehog 3 y por otro Sonic & Knuckles.

De lo que vimos en nuestro Sonic 3 a lo que, en un principio, se tenia pensado, existen varias diferencias pero, gracias, una vez más, a Sonic Mania, hemos podido conocer un movimiento que ha permanecido en el olvido durante 25 años.

El movimiento en cuestión es el Drop Dash y gracias a los fans del erizo azul Hidden Palace y The Cutting Room Floor hemos podido conocer la historia de dicho movimiento gracias a observar en el código de desarrollo del Sonic 3 “cancelado”. Evidentemente sabemos que Sonic Mania ha sido uno de los mejores juegos que ha sabido transmitir mejor la esencia de los Sonic clásicos. Tanto es así que, gracias a él, hemos podido conocer algo que estuvo en el anonimato durante, ni más ni menos que, 25 años.

Dani Mangas

Ya van 4 años dando la turra con los videojuegos pero, en el fondo, mucho lirili y poco lerele.
Cerrar