Este es en realidad el primer Battle Royale del mundo de los videojuegos

No hay día en el que no haya una novedad sobre el Battle Royale. Desde que PlayerUnknown's Battlegrounds dio el pistoletazo de salida a su Early Access en el primer trimestre de 2017 y de que Fortnite: Battle Royale llegará a los meses, el subgénero ha despertado un más que envidiable interés dentro y fuera de la comunidad de los videojuegos. Su potencial es tal y su público tan amplio, que no hay compañía que no se esté planteando experimentar con él.

La obra de Brendan Greene suele tener atribuida la etiqueta de ser la pionera dentro de esta variante de los shooter y los survival; pero la realidad es bien distinta. Antes de PUBG hubo otro que apostaba por el mismo concepto de juego, aunque no logró tener el mismo calado ni por asomo. Fue la obra de Daybreak Game Company, H1Z1, la que realmente se apoyó en este concepto de juego como su gran premisa para los usuarios.

Llegó a las tiendas digitales en fase de Early Access allá por el año 2015, pero sufrió de severos problemas técnicos. Fallos a la hora de conectar, problemas con la interfaz, errores de rendimiento y un largo etcétera causaron una desbandada de los usuarios que, aun así, no evitó que sus responsables pudieran presumir de ventas al poco tiempo. 

A pesar de todo, al añó siguiente, el equipo de desarrollo decidió partir el juego en dos experiencias distintas. Por un lado estaría H1Z1: Just Survive, que preservaría el concepto de mundo abierto y la amenaza tanto de zombis como de humanos; y por el otro H1Z1: King of the Kill, que mantendría las mecánicas del Battle Royale en las que colaboró una figura mucho más importante de lo que Daybreak Game Company podría imaginar: Brendan “PlayerUnknown” Greene.

A pesar de lo temprano de la fecha en la que apareció, tengamos en cuenta que en 2015 ya estaba disponible en Steam, su lanzamiento final no se ha realizado hasta hace poco tiempo. Durante todos estos años, H1Z1: King of the Kill, la rama Battle Royale, ha sido la que más éxito logró cosechar entre los jugadores, y una de las razones que alimentaría las ganas de Brendan Greene, uno de sus desarrolladores, a separarse del proyecto y empezar a dar forma a PlayerUnknown's Battlegrounds.

A finales de 2017, viendo lo que estaba sucediendo con PUBG y la competencia, los responsables de H1Z1 anunciaron públicamente que la coletilla “King of the Kill” desaparecería. La modalidad Just Survive estaba quedando en el olvido y el público demandaba más y más algo que destilara eso de ser el último superviviente. Así, con el fin de hacer un pequeño cambio de imagen y volver a sonar con fuerza, el videojuego pasó a llamarse simplemente H1Z1.

Desde ese momento, todo se aceleró, ligas profesionales anunciadas, un lanzamiento fijado para el pasado 28 de febrero de 2018 y el afán de refinar la fórmula que habían heredado sus competidores, a la vez que la intención de diferenciarse hasta colocarse frente a frente, tomar distancia y arremeter con toda la fuerza posible. Disponible ahora de forma gratuita, está buscando el modo de incluir nuevas modalidades de juego con la que conseguir captar el interés del público, de ahí que cuente también con una forma de juego dedicada única y exclusivamente al uso de vehículos, Auto Royale.

Fue el primero, pero parece haberse quedado a la cola gracias al movimiento de PlayerUnknown's Battlegrounds; pero sobre todo gracias a la rapidez de Fortnite: Battle Royale. El de Epic Games ha logrado alzarse con la corona, aunque puede que todo sea algo pasajero, en el horizonte comienzan a aparecer más y más nombres que quieren quedarse con su puesto.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar