Este es posiblemente el videojuego más raro de la historia

Mangia’ es posiblemente el videojuego más raro de la historia

Si hace algunos días te trajimos una lista con los títulos más extraños que nos ofrecía Steam, hoy te presentamos Mangia’, un título desarrollado para Atari 2600, que nos ponía n la piel de un niño que no debía dejar de comer.
 
Tal como lo presenta Gizmodo, en Mangia’ nos tocaba ponernos en el papel de un joven sentado a la mesa al que, por alguna razón, su madre no paraba de traer un plato tras otro de pasta. El objetivo del juego era aguantar lo máximo posible y lograr la mejor puntuación. Y para ello, no debíamos comernos los platos. Sino dárselos a un perro y un gato que ocasionalmente aparecían en pantalla. Sin embargo, si nuestra madre nos pillaba, por algún sinsentido de la vida, nos triplicaría la ración de comida.
 
Cierto que Atari nos ha ofrecido juegos tan extraños como Custer’s Revenge, un título sexual que generó gran controversia entre grupos por los derechos de las mujeres y de los nativos americanos debido a su temática sexista y racista. Sin embargo, lo que convierte Mangia’ en uno de los juegos más raros que podemos encontrar, es la manera de perder. Porque, si bien podemos lanzar la comida, tanto a un perro que aparece por una ventana superior, como a un gato, que se atraviesa la habitación, si queremos evitar que nuestra madre nos pille lanzando los platos por el aire, o si en ese momento ninguno de los dos animales está presente, tendremos que hacer hueco y comer. Sin embargo, a medida que vamos comiendo, nuestro estomago se va hinchando y cambiando de color hasta ponerse azul. Momento en que estallará en una pequeña lluvia de píxeles de este color.
 

Publicaciones relacionadas

Cerrar