Este fan tiene la colección más extraña de Pokémon del mundo

Si sois coleccionistas de Pokémon y os dedicáis a recopilar todo el merchandising que puede encontrarse sobre esta saga de videojuegos, sin duda estaréis bien surtidos de figuras de PVC, peluches, cartas colecciones y, por supuesto, videojuegos. Ahora bien, si queréis presumir de afán acaparador frente a Alan López, no os lo recomendamos a menos que queráis volver con la cabeza gacha. Alan es todo un coleccionista de Pokémon desde los primeros juegos hasta… todo lo que caiga en sus manos.

Y en su haber, como ha podido mostrar cuando Kotaku le ha dado un escaparate para ello, hay cosas realmente extrañas. Más allá de los cartuchos para Game Boy y Game Boy Advance, que entra dentro de lo normal, o de los obsequios de menús infantiles de Burger King y de McDonalds, que en fin, quién no lo ha pedido alguna vez para quedarse algún juguetito que le interese, Alan ha conservado desde material de oficina hasta sets para fiestas con platos de plástico y más parafernalia. Tiene dispensadores de caramelos Pez, bolas de goma con figuras de Pokémon dentro (y ojo, cazadores de rarezas, una mal rotulada), el Monopoly de Pokémon, los cereales de Pokémon, panfletos de eventos de Pokémon habidos y por haber, pegatinas de Pokémon, vasos, CD’s, folletos, anuncios

Todo lo que podéis ver a continuación tiene un rinconcito en el hogar de Alan López, quien él mismo lo admite: tiene la colección de Pokémon más extraña del mundo. Por cierto, podéis ver haciendo un cameo a su joven yo de 12 años en la primera plana del diario St. Louis Post-Dispatch.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar