Estos japoneses se juegan la vida en la nieve para conseguir una bolsa de la suerte de Apple

¿Qué estarías dispuesto a hacer por conseguir un iPad Mini a un precio, digamos, reducido? No es una novedad el hecho de que realmente hay mucha gente que se vuelve loca con los productos de Apple, una de las marcas más reconocidas de electrónica del mundo y que sin lugar a dudas maneja una de las legiones de seguidores más fieles y apasionadas del planeta. Aun así, hechos como el ocurrido la pasada Nochevieja en Japón frente a una Apple Store son cosas que aún nos dejan completamente boquiabiertos. ¡Que tiemblen las believers!

Como viene siendo habitual año tras año, la Apple Store de Sapporo en Japón ofrece un período de apertura especial el día 1 de enero, en el que vende las populares Lucky Bags o Bolsas de la Suerte a sus fans más devotos. El proceso es bastante simple y no difiere demasiado de otro tipo de bolsas de la suerte: cada año Apple prepara tres tipos de bolsas de la suerte con tres tipos de productos estrella de la compañía, en una escala de valor ascendente. Por ejemplo: un tercio de las bolsas, que son limitadas, con un Mac, otro tercio con un iPad, y otro con un iPod. Junto a estos productos estrella incluye otros extra como auriculares, cargadores, fundas o camisetas exclusivas, y se crean estas bolsas sorpresa cuyo contenido es desconocido para el comprador hasta que no lo adquiere. ¿El precio de la bolsa? 36.000 yenes, algo más de 250 euros, y la promesa de que el valor real de los productos será superior a ese desembolso. ¿La trampa? Pues que como hemos dicho son muy limitadas, lo que obliga a los fans que quieran probar suerte a hacer cola durante los dias anteriores a la mañana de Año Nuevo para poder hacerse con el ticket que les da derecho a comprar una de esas bolsas y a cruzar los dedos para que les toque el premio gordo, aunque técnicamente no les haya salido gratis.

Hay años en los que esta espera es agradable más allá de perderte la fiesta de Nochevieja, pero este año en concreto se activaron todas las alarmas debido a las fuertes nevadas caídas en Japón y las gélidas temperaturas, que obligaron a los trabajadores de Apple a hacer turnos durante esos días para comprobar que la gente que esperaba en línea no estaba, bueno, literamente muerta. ¿Os suena drástico? Entonces no os perdáis las fotos que os dejamos al final del texto, gracias a Rocket News, y que ilustran claramente cómo esta gente se ha jugado la vida bajo la nieve para hacerse con su bolsa de Apple.

 

¿Seríais vosotros capaces?

Publicaciones relacionadas

Cerrar