Estos son los 5 motivos por los que PlayStation Classic cuenta con grandes ausencias

Ya conocemos los 20 juegos que llegarán conPlayStation Classic cuando se ponga a la venta el 3 de diciembre por 99,99 euros y, como muchos, hemos recibido la lista de títulos con una sensación menos cálida de lo habitual. ¿Por qué? Pues porque Sony se ha dejado en la manga varios títulos clave para su PS Classic.

Pero, a pesar de lo que podría uno pensar, no es todo culpa de Sony, y existen varias razones (las hemos reducido a cinco principales) por las que la compañía japonesa no habría sido capaz de aunar mejores juegos para el estreno de su primera consola retro mini.

Licencias musicales

Podría parecer un asunto menor, pero como todo lo que tiene copyright en la industria, reproducir en determinados juegos ciertas canciones puede entrañar un riesgo legal bastante fuerte si no se cuenta con las licencias correspondientes. 

Entonces, y sabiendo que muchas licencias musicales caducan en un período limitado de años, por no hablar de lo complejo que resulta licenciar todas las canciones que se usan en un juego (sobre todo si son de varios autores diferentes), lo más probable es que Sony haya decidido prescindir de títulos con una presencia musical más potente para evitar problemas y gastos añadidos.

Problemas con licencias adicionales

Y no sólo hay que tener en cuenta la música, sino también otros elementos como marcas de coches o equipos concretos que disponían de licencias en el pasado y han podido caducar. Este es el caso de juegos como Madden 98 o Gran Turismo, cuyas licencias adicionales (concertadas por terceras partes) habría que satisfacer antes de incluir el título de forma legal en PlayStation Classic.

Remakes, relanzamientos y remasterizaciones

A pesar de que títulos como Crash Bandicoot, Spyro the Dragon, Castlevania: Symphony of the Night y Resident Evil 2 eran clarísimos favoritos para incluirse en PS Classic, la realidad ha sido bastante distinta, pues ninguno de ellos se incluye en los 20 juegos seleccionados.

Esto podría deberse a que los cuatro títulos son propiedad de una tercera empresa y no de Sony, y contando con que todos ellos están siendo o han sido remasterizados, relanzados o cuentan con remakes, parece que las editoras no han deseado abrir su mando para que se incluyeran en la PlayStation Classic, evitando así una fuga de ventas desde su propio contenido renovado. La única excepción a esta regla ha sido el icónico Syphon Filter.

La gran mayoría de los mejores juegos de PlayStation no son de Sony

A diferencia de lo que suele ocurrir con las consolas y portátiles de Nintendo, la inmensa mayoría de los juegos más aclamados de PlayStation no eran propiedad de Sony, sino de terceros. Entonces, si la compañía quiere incluir los mejores títulos en su PlayStation Classic tendrá que gastarse una buena suma de dinero en pagar las licencias correspondientes, lo que podría afectar, evidentemente, al precio global de la consola.

Por no hablar de todas aquellas compañías tan de moda en los 90 ya no existen o han pasado a ser filiales de otras compañías que las han comprado, haciendo que ciertas licencias aún sean más complicadas de conseguir. Cae de cajón que, puestos a escoger, Sony pondrá más empeño en llevar títulos más reconocidos de cada estudio a su PS Classic en lugar de aquellos “menos conocidos” (Square-Enix: Final Fantasy VII sí, Parasite Eve no).

Falta el DualShock

Algunas ausencias del catálogo de PlayStation Classic pueden explicarse teniendo en cuenta la falta del primer DualShock que incluía los adorados e icónicos sticks analógicos. Ape Escape, por ejemplo, requiere de este mando concreto para funcionar correctamente, por lo que no podría emularse en PS Classic al incluir ésta mandos basados en los primeros gamepads de PSX. Una pena tan real como la vida misma. 

Reserva ya tu PlayStation Classic

Mario Arias

Recolector incansable de contenedores de corazón y piezas de la Trifuerza, emisario de la Diosas en la Tierra de Hyrule y adorador de la Luz de la Espada Maestra. Me defino como Nintendero de corazón y Tolkiano de-mente. Studio Ghibli es mi religión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar