Estos son los motivos por los que los videojuegos se retrasan con tanta frecuencia

Los motivos que suele haber tras los retrasos de un videojuego

El anuncio del retraso del lanzamiento de Red Dead Redemption 2 ha sido una de las noticias recientes que más revuelo ha armado, pero por desgracia es el pan de cada día. Por mucho que esperemos con impaciencia un juego que está en desarrollo, muchas veces hay causas que escapan al control de sus responsables, e incluso de cualquier ser humano en general. No es extraño encontrarse con que juegos anunciados para una ventana de lanzamiento concreta tienen que echarse atrás y sufren un retraso significativo porque no llegan a cubrir plazos, y eso no es que algo vaya necesariamente mal.

En una investigación que ha llevado a cabo Jason Schreier, redactor de Kotaku, para un libro que está confeccionando, ha podido hablar con los responsables de algunos estudios para examinar el por qué se dan tanto retrasos en videojuegos. Feargus Urquhart, CEO de Obsidian Entertainment, ha dado una de ellas. Estimar un plazo de entrega con total precisión es algo casi imposible: “Nuestros miércoles son ahora los miércoles de planificación. Desde las 2 de la tarde hasta casi las 5 de la tarde yo me siento en una sala de reuniones y miramos tablas y gráficos y hablamos con los equipos sobre cómo están manejando sus horarios, su producción y sus recursos. Dónde estábamos la semana pasada, dónde estamos esta semana, dónde vamos a estar la semana que viene, cómo van las cosas, cómo vamos a llegar a las fechas, si no vamos a llegar a ellas, qué problemas hay y qué necesitan”.



Desde Blizzard, Wyatt Cheng aporta otra de las causas, y no es otra que el perfeccionismo: “Siempre nos gusta tener un plan pero si hace falta somos flexibles con él. Así que tenemos una meta e intentamos cumplir las fechas como podemos, pero también estamos dispuestos a cambiar a la luz de nuevas pruebas o de nuevos descubrimientos”. Por ello es frecuente ver una ventana de lanzamiento inicial amplia, a veces hasta de un año entero, hasta que el panorama se vuelve más nítido. E incluso entonces hay que improvisar sobre la marcha, porque el desarrollo de juegos depende de varios departamentos en los que cualquier imprevisto puede desencadenar un efecto dominó. “Es horrible tener que decirle a un equipo que te retrasas seis semanas, porque sabes que eso significa para ellos seis semanas más de esfuerzo intensivo”, dice Aaryn Flynn, de BioWare.

Lo cierto es que estos factores no son solo exclusivos de los videojuegos, y es que la planificación a largo plazo de cualquier proyecto siempre es susceptible a sufrir retrasos sea por factores internos o externos. ¿Crees que se puede conseguir estimar mejor las fechas de lanzamiento?

Cerrar