Estos usuarios cambian de género por unos momentos gracias a la realidad virtual

Un curioso experimento es este que se ha llevado a cabo con visores de realidad virtual, Oculus Rift para ser exactos, como no, y parejas de usuarios de diferente sexo. ¿Cómo sería ser más alto, más delgado o de un género distinto? La respuesta, al menos parte de ella, puede llegar momentáneamente gracias a las gafas de realidad virtual y a la aplicación How To Be Another, la cual es la artífice de que por unos instantes podamos ponernos parcialmente en el lugar de otra persona con un funcionamiento muy simple. Sus percepciones y puntos de vista se intercambian, y solo han de sincronizar movimientos para “saltar” al cuerpo del otro.

No es una simulación perfecta pero es bastante interesante. Podéis ver The Machine To Be Another en acción en el vídeo que os mostramos desde la página antes mencionada, así como a los distintos participantes embutidos en un cuerpo que, según lo que les dice su cerebro, no les corresponde del todo. Advertimos que si estáis en el trabajo el vídeo no es del todo seguro. Es decir, explorar cuerpos es lo que tiene, que alguna parte que otra asoma, así que precaución…

Publicaciones relacionadas

Cerrar