Un ex-empleado de Blizzard demanda a la empresa por abusos y racismo

Jules Murillo-Cueller ha contado ahora su experiencia en la compañía donde trabajó tres años

Blizzard

Blizzard parece brillar enormemente desde fuera, pero dentro tiene tantos lados oscuros como cualquier otra compañía. Los propietarios de licencias como Diablo o World of Warcraft están ahora en el ojo del huracán tras el relato de uno de sus ex-empleados que asegura que sufrió abusos y discriminación racial por parte de sus compañeros de trabajo. Jules Murillo-Cueller, el protagonista de esta historia, comenzó su trabajo en Blizzard el pasado 2013, cuando le ficharon para la división de esports de Hearthstone. Pronto, su talento y trabajo duro le hicieron escalar en la jerarquía de la empresa, pero su alegría se convirtió también en pesadilla cuando empezaron los ataques. El propio Murillo- Cueller lo ha contado a través de Twitter y ha elegido este momento porque parece que todo el proceso legal parece estar llegando a su fin.

Según las declaraciones del creativo, durante sus años en Blizzard, sus compañeros de trabajo y hasta su jefe hicieron de su vida un infierno cada vez que iba a la oficina. Primero se le obviaba de las reuniones y se le apartaba de la decisiones importantes y después se sucedían una serie de comentarios racistas que se disimulaban como “bromas”. Uno de sus compañeros llegó a decir de él que era “machista y sexista” debido a su herencia mejicana. Murillo-Cueller ha llevado este caso a la Comisión de Trabajo por la Igualdad de Oportunidades (Equal Employment Opportunity Commission), un organismo que se encarga de vigilar las discriminaciones en el trabajo por temas de religión, raza, sexo u orientación sexual. Las continuas vejaciones hicieron que el ahora ex-empleado de Blizzard desarrollase depresión y un cuadro de ansiedad, lo que le llevó a plantearse el suicidio. Posteriormente, pudo escapar de las garras de sus ex-compañeros y desde el año pasado trabaja para Psyonix en Rocket League.

Juan Pedro Prat

Periodista. Siempre llevo a mano un Poké Ball por lo que pueda pasar. Combino mi pasión por escribir con la de diseñar, aunque no se me da muy bien. Intento siempre aprender de todos los que me rodean.

Publicaciones relacionadas

Cerrar