EXCLUSIVA ABJ: El fenómeno Free-to-play, viajamos a Moscú para ver la Final Mundial de World of Tanks

Free-to-play. Es una de las palabras (o conjunto de palabras) de moda en el sector de los videojuegos en los últimos meses. Para quien no lo sepa, son aquellos juegos multijugador en los que no tienes que pagar ni un duro por jugar. Solo pagas si quieres añadidos determinados, como mejores armas, equipo nuevo, habilidades extra o apariencias para tu personaje.

Este tipo de títulos, entre los que se encuentran como principales exponentes juegos como Runes of Magic o World of Tanks, cuenta a sus jugadores por decenas de millones. Es un mercado en constante crecimiento, hasta el punto de que los MMO clásicos, de pago por suscripción, en 2012 se pueden contar con los dedos de una mano. El MMO es reino del free-to-play.

Ojo, no lo decimos nosotros solos. Cada vez son más las grandes compañías que están apostando por este mercado. Ubisoft ya lo dejó claro en la reciente visita que hicimos a sus oficinas de París. Gran parte de su apuesta en el mercado de PC pasa por este mercado. Electronic Arts ha afirmado más de una vez que el free-to-play está entre sus objetivos para el futuro y prácticamente todas las compañías que trabajan en el mercado de los juegos de PC multijugador están apostando por esta fórmula.


Pero, ¿hasta qué punto el peso del free-to-play es importante en estos momentos? Con esta pregunta en el aire, nos hemos desplazado a Moscú. ¿La razón? El pasado fin de semana tuvo lugar allí una de las competiciones de deporte electrónico más importantes del año y, cómo no, el protagonista ha sido un MMO: World of Tanks.

En el Universal Sports Hall Arena del CSKA de Moscú tuvo lugar el pasado domingo día 16 la Gran Final del Torneo Mundial de World of Tanks, las Ural Steel Series. Allí, quince equipos de siete integrantes cada uno se han enfrentado a muerte para dirimir cuáles son los mejores del mundo en este juego. Pero vayamos por partes, ¿cuál es la importancia real de un MMO free-to-play en estos momentos? Acompáñanos en este artículo sobre el campeonato y es posible que lo veas por ti mismo.

 


Si hace veinte, diez o incluso cinco años a un niño ruso le preguntabas cuál es el juego más conocido de su país, lo tendría claro: el Tetris. Hoy, y aunque resulte extraño decirlo, la respuesta no sería tan rotunda.



En los últimos años, el país ex-soviético ha vivido una convulsión jugable protagonizada por World of Tanks, de la compañía Wargaming, estudio a caballo entre Rusia y Bielorrusia. Se trata de un juego bélico gratuito de enfrentamientos entre tanques, principalmente entre equipos, donde las técnicas estratégicas son tan importantes como los reflejos a la hora de disparar.

Un título que, con algo menos de dos años de vida, ha traspasado las fronteras del país y hoy en día es jugado en todo el mundo, desde Estados Unidos a Japón, pasando por China, Israel, Suecia, Alemania o España, por poner algunos ejemplos.

Las Ural Steel Series 2012, que han contado con clasificatorios de todo el mundo, este año han traído hasta la final de Moscú quince equipos de siete integrantes cada uno. Y una veintena de países han estado representados: Rusia, China, Japón, Estados Unidos, Australia, Alemania, Gran Bretaña, Portugal,, Suecia, Ucrania, Bielorrusia, Israel…

“Confiamos en nuestras posibilidades para hoy, sabemos que es difícil llegar al final porque el nivel es muy alto, pero nosotros lo vamos a dar todo”, nos explicó un miembro del Devil Team. el equipo de Estados Unidos.



La mañana comenzó con los clasificatorios para las semifinales,  partidas muy disputadas en las que se demostró ya pronto una máxima: los rusos, en su juego, son los mejores. De los cuatro equipos que pasaron a las semifinales, tres eran rusos. “Estamos muy orgullosos de ser tantos los rusos que hemos pasado al último tramo de la competición”, afirmó el jugador Diver233 tras finalizar su competición, “aunque no hay que olvidar que en nuestro equipo hay jugadores de otros países,  Rino_, por ejemplo, es ucraniano”. Habitualmente los clanes se forman en torno a nacionalidades comunes, muchas veces la clave para jugar, como es lógico, es el idioma. De ahí que en el equipo norteamericano también hubiese británicos, por ejemplo.

Para los que no soléis jugar a MMO, es importante aclarar la diferencia entre clan y equipo. Los equipos, en este caso los de World of Tanks, están formados por varios jugadores, para las Ural Steel, siete. El clan es algo mayor, una hermandad de docenas de jugadores. De hecho, en la Ural Steel había dos equipos rusos pertenecientes al mismo clan, The RED, a la postre, los que se disputarían la final del torneo.

 

 


Los cuatro equipos que pasaron a las semifinales vivieron una recta final de competición digna de los mejores jugadores del mundo. Todo el Universal Sports Hall Arena, con capacidad para 5.000 personas, estaba abarrotado de público, prensa, amigos y cámaras de foto y vídeo para ver jugar en vivo y en directo a los mejores del mundo de World of Tanks



La primera semifinal, entre rusos, estuvo muy reñida. Los chicos del Virtus.Pro Aces se lo pusieron muy difícil a los The RED: Rush Unity, que ganaron en el último minuto por 3-2 (gana una partida aquel que captura la base enemiga o se hace con todos los tanques del contrario) Sin embargo, la segunda final, que enfrentaba de nuevo a los rusos de The RED-Z GRA contra el equipo alemán OM – Whitebeard se decidió en apenas quince minutos por un contundente 3-0. “Son demasiado buenos, no nos han dejado prácticamente ni atacar”, se lastimaba un integrante de Whitebeard, derrotado.

Los dos equipos del clan The RED, sin duda el mejor clan del mundo, con jugadores rusos, ucranianos e israelíes, lo iban a dar el todo por el todo unos contra otros en un duelo fraticida. Se conocían mutuamente, sabían las tácticas que utilizarían los unos contra los otros, entrenan y disfrutan juntos a diario. Poco antes de la competición, uno de los jugadores de Rush Unity nos explicaba que “es una alegría que a la final hayamos llegado los dos equipos del clan presentes en las Ural Steel. Pero nos conocemos muy bien, quizá demasiado, va a ser complicado ganarles y para ellos va a ser complicado vencernos”.

Se demostró durante la partida, que duró casi una hora hasta que, finalmente, el equipo Rush Unity salió vencedor, entre los aplausos del público. Habían ganado a los campeones del pasado año, sus compañeros de Z GRA. La victoria fue por 3-0, pero el resultado, como pasa tantas veces en el fútbol, no fue en consonancia con lo visto en la final, donde las tres partidas se decantaron del mismo lado por muy poco y con una pizca de suerte.



Así terminaron las Ural Steel Series de 2012, con la promesa por parte de los organizadores de que la competición del año que viene será aún más multitudinaria. ¿Habrá finalistas españoles el año que viene? El juego cada vez es más jugado en nuestro país y poco a poco vamos haciéndonos algo más fuertes en el deporte electrónico. ¡Estamos deseando veros a alguno de vosotros el año que viene en Moscú!

Desde luego, lo que sí está claro es que un evento de un MMO free-to-play es capaz de congregar a mucha gente como cualquier deporte físico. Un estadio de baloncesto abarrotado, gente animando… realmente, la final de las Ural Steel Series no tenía nada que envidiar a muchos otros tipos de competiciones. Señal inequívoca de que cada vez los e-sports son más famosos y aquí, los juegos free-to-play tienen mucho que decir, muchísimo. Estad muy pendientes de este género y jugadlo, os sorprenderá la cantidad de jugones que disfrutan a diario de títulos como World of Tanks.

Os dejamos con algunas imágenes de nuestro viaje para que las disfrutéis, tanto de Moscú como del Museo de tanques Kubinka que pudimos visitar allí, así como de la Gran Final, merecen la pena.

Cuando llegamos a Moscú, la antigua capital soviética, vimos que se ha convertido en una urbe de contrastes. El centro no tiene nada que envidiar a grandes ciudades occidentales como Londres o Nueva York, ni en movimiento de gente ni a nivel comercial. Todo está repleto de luces, de vida, de coches y de carteles publicitarios. La noche moscovita y especialmente la Plaza Roja y alrededores, donde la Catedral de San Basilio reina sobre todo lo demás, es algo digno de ver.

 

Pero el pasado de Rusia sigue latente. Se ve en sus construcciones, en la disposición de la ciudad y, sobre todo, en sus cuarteles militares. Sí, porque  tuvimos la ocasión de visitar el Museo Kubinka, un antiguo cuartel comunista que es ahora mismo uno de los lugares fetiche de World of Tanks.

La razón, que es uno de los museos de tanques más grandes del mundo, y el juego respeta al 100% los diseños y características de los vehículos de guerra. Si te gustan estas bestias de metal y alguna vez viajas a Moscú, apunta una visita a este museo. Verás auténticas maravillas. Algunos tanques son realmente inmensos e impactantes, como el Panzer VIII Maus del ejército nazi, uno de los tanques más grandes de la historia.

 

La Gran Final de las Steel Series 2012 congregó a muchísima gente. Puedes ver todo lo ocurrido en uno de los mayores eventos de e-sports del mundo a través de estas imágenes.

 

 

 

David Navarro, Redactor Jefe Editorial de AlfaBetaJuega

Publicaciones relacionadas

Cerrar