Explican con claridad las diferencias técnicas entre PS5 y Xbox Series X

Matteo Marzorati, de Coldens Interactive, habla del SSD, la CPU y la GPU de la next-gen.

Siempre se señala la diferencia de Teraflops entre consolas, aunque todos sabemos que los TFLOPS no son la mejor vara de medir. Pero, ¿cuáles son las diferencias técnicas reales entre PS5 y Xbox Series X? Matteo Marzorati, de Coldens Interactive, ha querido explicar la situación real, señalando principalmente a las herramientas de desarrollo y a los propios equipos como principales artífices para marcar la diferencia real entre ambas plataformas.

El del estudio independiente se ha sentado a charlar con GamingBolt para abordar la nueva generación de consolas. Al sacar a relucir los discos duros SSD de las nuevas consolas y las diferencias de velocidad entre ambos, Marzorati ha explicado que «al final, depende de las herramientas y de cómo hagas uso del ancho de banda« del que disponen ambas plataformas. Considera que es algo que «depende mucho de los equipos» ya que, aunque ambas plataformas «tienen una diferente arquitectura y un enfoque ligeramente distinto», al final están «bastante a la par».

Xbox Series X vs. PS5
Los juegos de PS5 y Xbox Series X supondrán un gran salto.

Por supuesto, no resta mérito a lo que traen las nuevas consolas consigo. «Los SSD van a ayudar mucho en lo que respecta a los tiempos de carga. No solo durante la carga en sí, sino también dentro del juego. Algo que permitirá crear experiencias increíbles a los equipos que trabajan con mundos abiertos», subraya en relación con el uso de este hardware. Aunque también mira a la combinación de CPU y GPU de PS5 y a la de XSX y, sí, también habla de los teraflops.

«Los números son increíbles, y la potencia adicional por supuesto que desbloqueará nuevas formas de crear juegos, sobre todo en el sector triple A», destaca el de Coldens Interactive para luego ponerse frente al espejo: «Afortunadamente, estamos entre los equipos pequeños y no necesitamos tantos TFLOPS, aunque tampoco nos vamos a quejar por ellos, ya que nos van a hacer la vida más fácil». Más potencia, menos restricciones y menor necesidad de invertir en optimización. Eso es algo que, por ejemplo, hará que muchos equipos puedan acercarse a los 60 FPS que quieren ser el estándar de la next-gen.

¿Cuándo veremos el potencial real de la next-gen con PS5 y Xbox Series X?

Por ahora, estamos teniendo pequeños avances de lo que cabría esperar con las próximas consolas. Sony ya ha mostrado algo con la primera presentación de PS5, y parece que pronto lo hará otra vez con ese State of Play que está bastante cerca. Por su parte, Microsoft quisó dar rienda suelta a las third parties en primer lugar, aunque hoy, 23 de julio, va a dar la nota con su Xbox Games Showcase, donde veremos lo que puede hacer XSX.

Aun así, sigue habiendo cierta atadura con la generación actual. A eso hay que sumar la necesidad de los equipos de adaptarse a las nuevas tecnologías. Tardaremos un par de años en ver lo que pueden hacer realmente PlayStation 5 y Xbox Series X, pero a partir de entonces podremos disfrutar de la potencia real de la nueva generación.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar