Fallout 4: Una de sus nuevas facciones ya aparecía en entregas anteriores

Fallout 4: Una de sus nuevas facciones ya aparecía en entregas anteriores

Atención, este artículo contiene SPOILERS de Fallout 4 y Fallout 3.

Mucho se ha hablado sobre las bondades y los puntos negativos de Fallout 4 desde que el videojuego de Bethesda viera la luz en noviembre de 2015. Algunos detestaron los asentamientos, pero todos coincidieron en que el juego volvía a ser un derroche de diversión y, además, contaba con una poderosa historia principal a la que contribuía el hecho de tener que elegir entre cuatro facciones muy diferenciadas y atractivas.

Los aficionados más clásicos de la saga Fallout seguro que sentirían tentación de unirse a la mítica Hermandad del Acero, pues se trata de una facción con mucho recorrido y atractiva por sus servoarmaduras y su equipamiento especial. Sin embargo, en Fallout 4 parecía tener una ideología mucho más radical y conservadora que nunca, aunque siempre había estado cercana a ese camino del control a través del miedo y el poder.

Los Minutemen son la facción más obligatoria y “buenista” del juego, pues tan solo quieren restaurar la paz en la Commonwealth sin mojarse demasiado en algunos asuntos, mientras que en el Instituto teníamos el aliciente de reencontrarnos con nuestro hijo Shaun, pero se trata de una organización muy poco transparente y que oculta experimentos y secretos que algunos preferirían no haber descubierto jamás.

Por lo tanto, ya solo nos queda una cuarta: el Ferrocarril. Esta facción, liderada por Desdémona en la Commonwealth, tiene como principal objetivo liberar a los synths esclavizados por el Instituto y permitirles vivir libremente. Son otra de las facciones extremistas, pero en su caso el objetivo es la revolución y la libertad y no el control ni la experimentación fuera de toda ética. Pero lo cierto es que el Ferrocarril no es una novedad de Fallout 4, sino que en realidad ya aparecía en Fallout 3.

¿Recuerdas Rivet City, la ciudad construida sobre los restos de un barco varado en Yermo Capital? Allí se iniciaba la misión El replicante, que por otra parte es una clara alusión a la película Blade Runner. Un hombre llamado Zimmer nos prometía una cuantiosa suma de dinero por localizar y matar a un robot llamado A3-21, también conocido como Harkness, que en realidad era el jefe de seguridad de la ciudad flotante.

Sin embargo, a medida que nos íbamos acercando a A3-21 también llamábamos la atención de una misteriosa organización. Una tal Victoria Watts se presentaba ante el Trotamundos solitario y le pedía que engañara a Zimmer haciéndole creer que el synth ya no era una amenaza. Tras hacerlo, Watts revelaba que formaba parte de una organización conocida como El Ferrocarril, que más tarde conoceríamos en Fallout 4.

Lamentablemente jamás tuvimos la oportunidad de conocer más a fondo al Ferrocarril de Yermo Capital ni en el propio Fallout 3 ni en ninguna de sus numerosas expansiones. Sin embargo, resulta curioso comprobar cómo lo que parecía una novedad era en realidad una profundización de una referencia que ya se había hecho en un título anterior. Nunca pases por alto ningún detalle en un juego de Bethesda, pues bien podría ser una pista de lo que veremos en la siguiente entrega.

Como ves Fallout 4 (y también Fallout 3) siguen dejándonos grandes curiosidades, secretos y misterios ocultos pese a que ha transcurrido más año y medio desde que llegó a nuestras manos. No obstante, todavía queda mucho por investigar del videojuego de Bethesda y, si así lo deseas, seguiremos explorando la obra de la compañía americana en próximos artículos de este estilo. Háznoslo saber en la caja de comentarios.

Publicaciones relacionadas

Cerrar