Fallout 4 y la misteriosa historia sobre la mina de las alucinaciones

Fallout 4 y la misteriosa historia sobre la mina de las alucinaciones

Bethesda siempre se ha caracterizado por construir mundos gigantescos para sus videojuegos en los que podemos encontrar misiones por doquier, personajes alocados y armamento de lo más salvaje para hacer frente a los peligros que nos esperan. Uno de los títulos que, además de todo ello, tiene más secretos ocultos es el reciente Fallout 4, que oculta easter eggs y referencias de lo más terroríficas y misteriosas.

Hace unos días te hablábamos de la historia del asesino en serie de la Commonwealth y hoy queremos acercarte otra de esas historias capaces de hacer temblar al más tranquilo. Y es que en Fallout 4 nunca se acaban las tramas secundarias y completamente opcionales que, en ocasiones, son más interesantes que el propio argumento principal. La historia que hoy te contamos tiene lugar en una mina llamada Dunwich Borers.

El comienzo de esta misión no nos parecerá nada del otro mundo, pues sencillamente iremos avanzando por una mina repleta de saqueadores y en la que también nos toparemos con algún que otro necrófago. En los primeros compases de la mina, muy al estilo de las ruinas dwemer de Skyrim, veremos ordenadores con archivos de texto no demasiado interesantes… hasta el último de ellos, en el que un minero confiesa que hay algo en la mina que les está haciendo perder la cabeza.

Y es que durante nuestro trayecto por Dunwich Borers veremos cómo constantemente nuestro personaje sufre alucinaciones que parecen transportarle a una época pasada. La alucinación que sufriremos en el Sitio 4 de la mina nos hará ver a un montón de mineros adorando a algo en un santuario. Lo que viene después contribuye a incrementar esa sensación de misterio que recorrer la construcción de arriba abajo.

Se trata de una oleada de necrófagos. Nada hay de especial en ellos en un primer vistazo, pero si nos fijamos veremos que todos ellos tienen nombre de humano, con apellido y todo. Por algún motivo desde Bethesda quieren que sepamos que estos necrófagos salvajes no son iguales al resto y que probablemente sea lo que hay en la mina lo que les cambiara para siempre, aunque conservaran algo de su humanidad.

Cuando llegas al final de Dunwich Borers no ves el santuario de culto que esperabas, sino un enorme cráter en el suelo que te llevará a una piscina repleta de agua irradiada. Sin embargo ya hemos llegado demasiado lejos como para echarnos atrás, ¿no? Nuestro siguiente paso será zambullirnos en el agua. Allí ya encontraremos todo lo que podríamos esperar: una estatua ritual, una daga del culto y minibombas nucleares.

El juego da pocas respuestas sobre lo que significa todo lo que allí hemos encontrado, pero la parte más curiosa es que Dunwich Borers es una referencia a Fallout 3. En Yermo Capital encontrábamos un lugar llamado Dunwich Building, de los mismos responsables de la mina de la Commonwealth. Lo más curioso de todo es que en ese lugar también sufríamos alucinaciones de lo más extrañas y que jamás encontraron respuesta.

Si todo sigue por el mismo camino seguiremos teniendo referencias a construcciones de la compañía Dunwich en Fallout 5, de modo que no debemos perder la esperanza de que algún día el misterio se resuelva y Bethesda pueda arrojar algunas respuestas a esta controvertida cuestión. Si quieres saber más secretos sobre el apasionante mundo de Fallout 4 tan solo debes hacérnoslo saber a través de la caja de comentarios.

Publicaciones relacionadas

Cerrar