Fallout: La Gran Guerra

Fallout: La Gran Guerra

El mundo futurista de Fallout tiene su origen a mitad del siglo XX, poco después de la Segunda Guerra Mundial. La mayoría de las grandes potencias se encuentran en una dificil situación debido al desgaste bélico. Estados Unidos, a pesar de estar en el bando vencedor, también sufre las consecuencias, y una de ellas es la desmembración de sus estados. En 1969 pasa de estar compuesto por cincuenta estados a dividir su territorio en tan solo trece mancomunidades o Commonwealths, aunque sigue manteniendo un gobierno federal central.

Con el paso de los años, la República Popular China erige como una nueva superpotencia hasta llegar al punto de ser el verdadero rival de los Estados Unidos, ya que la URSS, a pesar de sobrevivir casi un siglo más, va perdiendo fuerza. No obstante, son las tres principales fuerzas nucleares, y eso marca el devenir de los acontecimientos en el futuro.

Los avances en el campo de la ciencia y la tecnología no consiguen miniaturizar los artefactos. Los ordenadores, por ejemplo, siguen ocupando grandes salas enteras aunque pasen los años, y en cuanto a los transportes, tampoco evolucionan mucho. Toda esta tecnología poco eficiente consume una gran cantidad de energía, así que cuando llega el siglo XX la situación comienza a ser problemática y crecen las tensiones internacionales.

En 2051 Estados Unidos comienza a ver cómo sus recursos no aguantarán mucho tiempo y empieza a presionar a México de una forma muy agresiva. Lo acusa de que su contaminación le estaba dañando y lo lleva ante organismos internacionales, quienes dictan unas normas que terminan por desestabilizarlo por completo. Es entonces cuando aprovechan los norteamericanos para intervenir e invadir el país con la excusa de asegurarse de que las refinerías de petróleo sigan funcionando. La realidad es que pasaría a tener control total sobre los recursos mexicanos.



Si ese año es complicado, el 2052 lo supera con creces. Los medios de comunicación comienzan a publicar informes sobre la realidad energética del país y del planeta en general, y es entonces cuando la población norteamericana comienza a tener consciencia de la escasez. A ello se suma una incipiente crisis, la de la Nueva Plaga. El gobierno había estado desarrollando en secreto un virus para luchar contra los comunistas. Planeaba lanzarlo contra el territorio cubano para esterilizar a la población, sin embargo, un espía chino consigue robar una muestra sin terminar. Los cuerpos de seguridad consiguen abatirlo, pero el virus se libera y afecta a su población. Como consecuencia, el virus se vuelve en su contra porque termina matando a más de 200.000 estadounidenses

En Europa el problema energético se acentúa más, ya que su dependencia del petróleo de Oriente Medio es absoluta. Ante el exagerado aumento de precio del crudo, la Unión Europea les declara la guerra. Los estados pequeños, mientras tanto, no pueden afrontar el gasto y entran en bancarrota. Entre tanto caos internacional, la Organización de las Naciones Unidas ve como sus países miembros abandonan en masa y ese mismo año se da por disuelta.

A partir de 2060 el petróleo deja de ser una fuente de energía utilizada, puesto que prácticamente se ha acabado. Con ello, acaba la guerra entre Europa y Oriente Medio al no haber un objetivo para ninguna de las partes, y también dejan de utilizarse los transportes y toda la tecnología que funcionaba con el petróleo. Como respuesta, los esfuerzos del gobierno de Estados Unidos se centran en investigar la energía nuclear, y pronto dan con la solución a sus problemas, las células de fusión, que se comienzan a implantar en prácticamente todo: transportes, armamento, robótica, seguridad…



China, que se encuentra en una situación difícil, intenta solucionar sus problemas invadiendo Alaska en busca de los yacimientos de su gran rival. Canadá entonces se siente desprotegida y deja pasar a los estadounidenses por su tierra para que se defiendan. Como consecuencia, Canadá pasa a ser un territorio más bajo el control de Estados Unidos.

Ante tal tensión internacional, las potencias comienzan a pensar en cómo aumentar sus defensas en un mundo tan hostil. Por ello, en esta década es también cuando comienzan a crearse los refugios subterráneos en todo el territorio estadounidense.

Unos años después, en 2074, Estados Unidos se hace con el último yacimiento de crudo en el mundo, pero no accede a compartirlo, ya que sus planes pasaban por abastecerse solo a sí mismo. Esto es la gota que colma el vaso, y durante los siguientes tres años la situación se vuelve cada vez más tensa, hasta llegar a ser insostenible.

El 23 de octubre de 2077 tiene lugar el holocausto nuclear. No se sabe quién ataca primero, pero durante dos horas las tres superpotencias mundiales, Estados Unidos, China y la URSS, acompañadas de algunos aliados menores, se bombardean entre ellas con misiles balísticos de largo alcance. Son dos horas en las que queda destruida casi toda la superficie de la Tierra. En el caso norteamericano, comienza por la costa oeste y va avanzando hacia la este a gran velocidad. Los habitantes más afortunados consiguieron refugierse en los cientos de refugios que había por todo el país. Aquellos con menos suerte se dirigieron a túneles o localizaciones subterráneas, pero cuando salieron la radiación era tan elevada que les transformó para siempre, convirtiéndose prácticamente en zombis muchos de ellos. El resto, murieron, incluidos también la mayoría de especies animales y plantas.



Una semana más tarde, se produjo una lluvia negra que duró varias semanas. El fenómeno surgió a raíz de las explosiones nucleares, el calor generado por la combustión y la radiación que se mantenía en el ambiente. La consecuencia final fue la creación de una única estación, el verano nuclear, árido, caluroso y nada afable.

Aunque el holocausto mató a millones de seres vivos y sus efectos colaterales condicionaron la vida de los supervivientes, no fue el causante de la mutación en los animales. Desde la catástrofe de la Nueva Plaga, el gobierno de los Estados Unidos estuvo buscando una cura al virus que habían creado, pero se dieron cuenta que podían hacer algo mucho mejor. Su idea era potenciar el sistema inmunológico de los soldados para sobrevivir a cualquier ataque biológico chino. Los primeros experimentos sobre animales dieron buenos resultados, ya que no solo consiguieron esos efectos sino además otros inesperados y mucho mejores. Lo llamaron FEV, Virus de Evolución Forzada (Forced Evolutionary Virus, en inglés), y sus efectos pasaban también por aumentar la masa muscular y cerebral del infectado.

Sin embargo, el FEV no llegó a ser probado en combate ni en humanos, ya que la guerra llegó antes. Aunque el bombardeo lo enterró en la Base Militar Mariposa, una parte salió al exterior y se propagó por el aire infectando a animales y plantas. A causa de de ello, invertebrados como los mutaescorpios o las mutarachas comenzaron a poblar el Yermo y el desierto del Mojave, entre otros terrenos. Sin embargo, no afectó a humanos… hasta que casi doscientos años después. El proyecto fue descubierto y rescatado por el Enclave, un nuevo gobierno estatal, poco antes del transcurso de los acontecimientos de Fallout 3 y 4. Fruto de exposiciones inocentes al virus y de experimentos intencionados surgió una nueva raza, los supermutantes, unos seres que provienen de los seres humanos, pero sus capacidades van mucho más allá.



Con el paso de los años, los refugios se van abriendo y sus habitantes salen al exterior. Unos tardan poco, y otros nunca se abren, como el 101 de Fallout 3. El nuevo mundo se moldea en torno a asentamientos, la mayoría tribales y primitivos, aunque también los hay más desarrollados, como New Vegas. Antes de la Gran Guerra, debido a la inestabilidad generalizada, una serie de figuras individuales aprovecharon la oportunidad y se convirtieron en líderes en muchos campos. Ese fue el caso de RobCo o Vaultec. La primera compañía desarrolló todo tipo de tecnología robótica que vendió tanto a particulares para sus hogares o fábricas como al gobierno, ya que sus robots también podían luchar en la guerra. La segunda, consiguió ordenar la sociedad entre privilegiados con una plaza en sus refugios y desprotegidos.

West Tek Research Facility fue otra compañía puntera, creadora de las servoarmaduras que sirvieron al ejército para tener infantería pesada que se podía enfrentar a pie contra vehículos blindados. Tras la guerra, esta tecnología quedó prácticamente obsoleta, ya que salvo la Orden de la Hermandad del Acero, guardianes de la tecnología prebélica, pocos grupos sabían utilizarla. El Señor House también fue importante, especialmente en la zona de New Vegas. Defendió la zona de New Vegas de hasta trece cabezas nucleares, y por ello se convirtió en una figura absolutamente relevante, tanto en como figura de gobierno como gestor de la economía local durante varios siglos.

La Gran Guerra de 2077 también acabó con el Gobierno de Estados Unidos, puesto que a partir de entonces la sociedad no tiene un sentimiento de nación. Sin embargo, hay un grupo llamado el Enclave que se autoproclama a sí mismo el gobierno, con el presidente John Henry Edén a la cabeza. En la práctica no tiene más poder sobre la población ni capacidad de decisión que aquel que le da el armamento de sus soldados. La sociedad cambió, los gobiernos cambiaron, el mundo cambió. Pero la guerra… la guerra no cambia nunca.

Cerrar