Final Fantasy: Estos son sus personajes más innecesarios

Final Fantasy: Estos son sus personajes más innecesarios

Una de las grandes fortalezas de la legendaria franquicia Final Fantasy (que en este 2017 cumple ni más ni menos que treinta años) siempre ha sido la construcción de sus personajes y como estos se relacionan entre sí. Lo héroes, las heroínas, los villanos… todos son fundamentales a la hora de hacer que la historia de estos grandes juegos de rol funcionen. Y es precisamente de lo que queremos hablarte hoy.

En el pasado ya te hemos hablado de los mejores personajes masculinos y femeninos de Final Fantasy y hoy queremos hacer lo propio con los personajes más innecesarios e inútiles que nos ha dejado la saga de Square Enix. A continuación te dejamos unas cuantas de nuestras propuestas, pero como siempre te invitamos a que debatas con nosotros en la caja de comentarios y nos digas cuáles son para ti los más innecesarios.

Edward Chris von Muir (Final Fantasy IV)

Este personaje es el heredero de Damcyan, pero aunque tiene conocimientos de política prefiere disfrazarse de bardo e ir cantando por todo el mundo. Sus estadísticas de combate son realmente bajas y todo lo que puede hacer en acción es esconderse para que no lo fulminen los oponentes, aunque a partir del nivel 70 gana mucho poderío.

Cid Pollendina (Final Fantasy IV)

También aparecido en la cuarta entrega de Final Fantasy, este personaje tendría que ser mucho más útil en combate teniendo en cuenta su amenazante aspecto y que es el mayor del grupo de héroes que componen el videojuego. Cid Pollendina no solo es el peor en estadísticas mágicas, sino que tiene una horrenda precisión a la hora de pasar a la acción.

Yuffie Kisaragi (Final Fantasy VII)

Uno de los personajes ocultos del inolvidable Final Fantasy VII también se convirtió en algo inolvidable por ser una auténtica molestia. Yuffie no solo nos “deleita” con risitas y bromas poco graciosas, sino que después de hacer el esfuerzo de desbloquearla nos roba todo el equipo y debemos ir a por ella para poderlo recuperar.

Gau (Final Fantasy VI)

No sabemos en qué estaba pensando Square al diseñar a este personaje de Final Fantasy VI, pero lo que está claro es que no dieron con la tecla. Gau es odioso por muchos motivos: no aporta nada a la trama, parece que le falte un hervor, no se le pueden equipar armas y solo tiene un ataque que hace lo mismo sea cual sea la situación.

Hermano (Final Fantasy X)

No hace falta ser un personaje jugable para ser odioso e innecesario. Por si no había quedado claro con ejemplos anteriores, aquí tienes el de Hermano de Final Fantasy X y su secuela. Es, como su propia denominación indica, el hermano de Rikku y el primo de Yuna, a la que tiene un profundo y extraño amor. Demasiado para ser familiar…

Vaan (Final Fantasy XII)

El poco apreciado Final Fantasy XII tiene varios motivos para serlo, aunque el principal es su protagonista: Vaan. Este personaje, un joven huérfano que vive en Rabanasta, básicamente permanece igual desde que empieza la aventura hasta que acaba. Hablamos literalmente, no se encuentra ni un ápice de evolución en ningún sentido.

Eiko Carol (Final Fantasy IX)

Este personaje es el más joven de todo el grupo de héroes del juego y es conocido como la Pequeña Niña antes de la selección de nombre. Las niñas pequeñas suelen ser adorables y dulces, pero Eiko Carol es un diablo hiperactivo que no puede estarse quieta. Esperemos que con el tiempo se haya tranquilizado…

Publicaciones relacionadas

Cerrar