Final Fantasy: Los 15 monstruos peor diseñadas de la historia de la saga

Final Fantasy: Las criaturas peor diseñadas de la historia

A lo largo de sus 15 entregas la saga Final Fantasy nos ha llevado a escenarios dignos de ser colgados en forma de cuadro en nuestro salón y presentado a criaturas sorprendentes y repletas de detalles. Sin embargo, no todo es perfecto, y viendo algunos personajes de la franquicia uno puede pensar que en Square Enix le entró la pereza y prefirió realizar unos diseños menos elaborados que el resto, como por ejemplo el dragón áureo de la sexta entrega que parecía más propio de ser el protagonista de una marca de galletas.

Y también los hubo que de tanto detalle acabó siendo un claro ejemplo del rococó de los videojuegos. Screen Rant se ha encargado de recopilar 15 de las criaturas peor diseñadas de la saga Final Fantasy. Una selección que por supuesto queda abierta a las opiniones de lectores como tú, ¿estás de acuerdo con esta lista? ¿Falta alguno, sobra otro? No te lo guardes, cuéntanoslo y en el próximo top tendremos en cuenta tu versión. Y por cierto, si eres fan de la franquicia recuerda que para este otoño recibirás una edición para móviles de Final Fantasy XV.

Y ahora sí, sin alargarnos más, las 15 criaturas peor diseñadas en Final Fantasy:

Grangalan (Final Fantasy VII)

Poco miedo nos hacian sentir esta especie de muñecas rusas que nos encontrábamos al dejad Midgar. Cierto que podía reproducir copias de si mismo este monstruo, pero lo que es imponer, desde luego que poco. Unos detalles más, o unos dientes afilados quizás nos habrían dejado más atemorizados.

Chronodia (Final Fantasy 20th Anniversary)

Nos gustaría saber qué es Chronodia, un enemigo que parecía salido de una batidora en donde habían caído los diseños nunca usados en este desarrollo. Una mescolanza que roza con el rococó videojueguil y que desde luego parece un diseño apresurado más que algo realizado a conciencia.

Exdeath (Final Fantasy V)

No, directamente un monstruo que parece hecho de spaghetti no asusta demasiado. Como mucho podría abrirnos el hambre, apetito que quizás explique el diseño de este rival en Final Fantasy V. Podrían haber incluido algunos secuaces en forma de carne picada.

Ozma (Final Fantasy IX)

Quizás la vagueza hecha enemigo de Final Fantasy: una pelota flotando en el aire y algunos colores en ella. Hemos visto demonios repletos de detalles y espadas con inscripciones hasta en la punta de la hoja. Y de repente, aparece Ozma…

Yu Yevon (Final Fantasy X)

Una pulga gigante, ¿en serio, eso es todo lo que había por ofrecer? Vale que asuste la idea de un ser que chupa la sangre, pero en un juego de estas características uno espera un ente maligno algo más terrorífico.

Spherimorph (Final Fantasy X)

Otra jornada en la que el diseñador tenía pocas ganas de darle al coco. Al menos, Ozma presentaba más colores. Pero aquí nos encontramos con una pelota gelatinosa que poco o nada asustaba por su aspecto.

The Creator (Final Fantasy IV: The After Year)

Vuelve la batidora de diseños no usados. Un batiburrillo de seres, formas y colores daban forma a la versión final de The Creator, un aspecto imposible de definir y que es como esos cuadros abstractos que uno se queda viendo tratando de dilucidar qué es, algo que a priori parece imposible.

Cristal Seed (Final Fantasy XI)

Un cristal, una piedra preciosa. A eso se reduce este enemigo. No hay más, no le busques tres pies al gato. Un enemigo más en el listado, un diseño más creado y a pensar en el siguiente, eso debió pensar el diseñador en estos momentos.

Melusine (Final Fantasy V)

Una mujer desnuda recubierta de serpientes. Es cierto que es mejor diseño que un cristal o una pelota, pero desde luego es tan sencillo como juntar dos elementos. Eso sí, preferimos su simpleza a encontrarnos con otro Chronodia o Creator.

Whelk (Final Fantasy VI)

No nos engañan, un cangrejo ermitaño con afiladas púas. Eso era Whelk. Uno espera luchar contra criaturas más duras que un crustáceo con varias horas en el gimnasio. Bueno, y es que encima ni unas pinzas con las que apretarnos tenía.

Hein (Final Fantasy III)

Hein parecía más bien la portada de un carnaval mexicano que un enemigo de la saga Final Fantasy. Es cierto que en esta franquicia hemos visto de todo, pero desde luego este personaje nos hizo replantearnos los límites del buen gusto que manejaban los desarrolladores.

The Dream Stooges (Final Fantasy VI)

Nuevamente otro ejemplo de personaje que no está mal diseñado, sino que muestra un aspecto que impone poco o nada. Cierto que un libro no se juzga por la portada, pero si uno enseña una foto de estos personajes a sus amigos, la aventura pierde un poco. Un poco más de rudeza no les habría venido mal.

Dragon Áureo (Final Fantasy VI)

El dragón Áureo parecía más bien el protagonista de una nueva línea de galletas infantiles que un enemigo a batir. Un serio aspirante a protagonizar una nueva entrega de 'En Busca del Valle Perdido', pero no desde luego a ser un rival en Final Fantasy.

Chaos Elgo (Final Fantasy Dimensions)

Si, definitivamente la batidora debe ser uno de los elementos que más emplean los diseñadores de esta franquicia. Otra vez muchas formas para un mismo ser, otra vez el barroco del videojuego, nuevamente una criatura que podía ocasionar dolor a los ojos.

Hell House (Final Fantasy VII)

Una casa con piernas y brazos, a eso llegamos en Final Fantasy VII. Quizás es mejor un catálogo más bien cortito de personajes, que quedarse sin ideas y empezar a diseñar a partir de elementos como puede ser una vivienda.

Publicaciones relacionadas

Cerrar