Final Fantasy: Un recorrido por sus tres décadas de historia

Final Fantasy: Un recorrido por sus tres décadas de historia

Pocas sagas de videojuegos tienen la capacidad y la fortuna de consagrarse en el Olimpo de las grandes franquicias del mundillo. Tras casi treinta años de trayectoria con sus más y sus menos, Final Fantasy es sin lugar a dudas una de aquellas de las que todos los fans hablan bien. No faltan motivos para ello, pues desde que se estrenara en 1987 no ha dejado de deleitarnos con entregas superlativas y momentos imborrables.

Tras una década de espera, Final Fantasy XV ha llegado a las tiendas y hogares de todo el mundo para seguir aumentando la leyenda de una saga que tiene en su haber casi una cincuentena de títulos lanzados en menos de treinta años, además de libros, películas, novelas, series e incluso mangas. Final Fantasy es una de las grandes franquicias de la historia de los videojuegos y esta es su trayectoria.

El comienzo de Final Fantasy es tortuoso y casi trágico. Y es que a mediados de los 80 y coincidiendo con la pérdida de popularidad del Famicom Disk System (FDS), Square bordeaba la quiebra. Sin embargo, la llegada de un desconocido Hironobu Sakaguchi y la inspiración en un RPG de éxito como Dragon Quest llevó al estudio nipón a plantearse un nuevo proyecto de rol y fantasía que, de salir mal, podría ser lo último que hicieran. De ahí salió el título Final Fantasy.

Lejos de ser el final de Square, fue el comienzo de una época dorada que se extiende hasta nuestros días. La segunda entrega de Final Fantasy llegaría tan solo un año después, en 1988, y daría comienzo a un modus operandi que se ha mantenido intacto hasta nuestros días. Y es que entre episodio y episodio de la saga solo se conservaría el universo de fantasía, pero la historia y los personajes serían completamente novedosos.

Final Fantasy II también comenzaría a popularizar señas de identidad de la franquicia que se mantienen intactas hasta el día de hoy. Hablamos, por ejemplo, de los chocobos o el personaje de Cid, ambos presentes en Final Fantasy XV. Esta entrega también eliminaba la adquisición de experiencia para subir de nivel y utilizaba un método similar al de Skyrim, que fomenta y mejora las habilidades que más usa el usuario.

Las primeras entregas de la saga raramente veían la luz fuera del territorio nipón y no fue hasta relanzamientos en plataformas posteriores cuando al fin pudieron ser disfrutadas por el público occidental. Es el caso también de Final Fantasy III, que hasta 2006 con un reestreno en Nintendo DS no fue accesible a los fans estadounidenses, americanos en general y europeos del mundo.

Aunque el argumento siempre había sido una seña de identidad de la saga Final Fantasy, lo cierto es que no fue hasta la cuarta entrega numerada cuando comenzó a hacerse verdadero hincapié en este aspecto. Fue con la llegada de la franquicia a Super Nintendo Entertainment System o SNES, donde también se produjo una evidente revolución a nivel gráfico y técnico que siguió mejorando a pasos agigantados con los años. Final Fantasy V presentaba otra historia diferente, aunque no supuso un gran cambio con respecto a la fórmula clásica.

A partir de esta entrega, los episodios numéricos de la saga experimentaron un boom fácilmente explicable. La calidad de los episodios VI y VII les ha hecho merecedores de elogios tan importantes como ser considerados algunos de los mejores videojuegos de toda la historia del mundillo. Mayor sería el calado inmediato de Final Fantasy VII, pues era la primera entrega de la saga que llegaba a PlayStation, con la correspondiente mejora gráfica.

Este título aterrizaba en la consola de Sony con gráficos tridimensionales y con los personajes superpuestos en maravillosos fondos prerenderizados. La llegada de Final Fantasy VII a PlayStation se explica por el auge de los discos en detrimento de los cartuchos. Aunque a Squaresoft no le desagradaba la idea de seguir con cartuchos pensaron que un proyecto de las dimensiones y del calado de FFVII no tendría cabida en un único cartucho, de modo que se optó por llevar la saga a PlayStation.

Parecía que después de dos entregas de tantísima calidad como Final Fantasy VI y VII, Square se había colocado el listón demasiado alto, pero lo cierto es que muchos también opinan que Final Fantasy VIII es el mejor de toda la saga. Después de Terra y Cloud llegaba Squall, que seguiría aumentando la leyenda de la franquicia tal vez más popular de todos los tiempos. Pero aunque no lo pareciera, aún quedaba mucho por recorrer, aunque posiblemente los tiempos de gloria habían pasado.

Más adelante se tomó la decisión de presentar conjuntamente Final Fantasy IX, Final Fantasy X y Final Fantasy XI. El primero de ellos sería el último juego en llegar a la primera PlayStation, mientras que el segundo ya suponía el debut de la saga en PlayStation 2 y consolas de sexta generación en general. Final Fantasy X se convirtió también en la primera entrega de la serie en tener una secuela directa, X-2.

La deriva de la saga llegaría, no obstante, con Final Fantasy XI, el primer título de la franquicia cien por cien online, mientras que con Final Fantasy XII la serie pretendía volver a sus orígenes con una estética y una temática mucho más medieval que las entregas más exitosas de tiempos pretéritos. Llegó entonces el momento más crítico para la franquicia. La trilogía Final Fantasy XIII, protagonizada por Lightning, daba comienzo al mismo tiempo que los rumores de Final Fantasy Versus XIII empezaban a revolotear en el ambiente.

Efectivamente, Final Fantasy Versus XIII se acabó convirtiendo en lo que hoy es Final Fantasy XV. Un viaje de una década completa desde su anuncio en 2006 hasta su lanzamiento hoy, en noviembre de 2016. Diez años entre los que seguiríamos recibiendo entregas de calidad irregular, como Final Fantasy XIV y múltiples remasterizaciones y remakes. Diez años de larga espera que hoy han llegado a su fin.

Por supuesto eso no es todo y Final Fantasy nos ha deleitado con el paso de los años con decenas de entregas secundarias, spin-offs y juegos de todo tipo incluso para dispositivos móviles. Este mismo año hemos podido ir haciendo boca para Final Fantasy XV con el simpático World of Final Fantasy, que nos presentaba una aventura en el universo de Square Enix pero con una estética mucho más amable.

El futuro de la saga es tan prometedor como desde Square Enix quieran, aunque seguro que ahora mismo los fans de la franquicia no tienen ganas de pensar en lo que está por venir. Final Fantasy XV al fin está aquí y eso es todo lo que importa. Sin embargo cabe recordar que el próximo año 2017 es el del trigésimo aniversario de Final Fantasy y que para celebrarlo está fijado el lanzamiento de Final Fantasy VII Remake, uno de los proyectos de la compañía japonesa que más expectación ha levantado en mucho tiempo. El futuro está por escribirse, pero el presente, ahora mismo, es brillante.

Publicaciones relacionadas

Cerrar