Final Fantasy VI tenía jefes que nunca vieron la luz

Existen pocas sagas de videojuegos con más recorrido, más popularidad y más éxito a nivel de ventas y crítica que Final Fantasy. Square Enix lleva años tratando de devolver a su franquicia estrella a los tiempos en los que todo el mundo la consideraba como el gran referente en el género del rol japonés. Con Final Fantasy XV se ha recuperado parte de ese esplendor y se pretende hacer todavía más con Final Fantasy VII Remake.

Lanzado hace ya veintitrés años, Final Fantasy VI es una de las entregas más queridas de la franquicia y tal vez la más querida antes de que la saga diera el salto a PlayStation con el legendario Final Fantasy VII. El título vio la luz en Super Nintendo Entertainment System y tiene algunas curiosidades a su alrededor que quizá, aun a pesar del paso de tantos años, no conozcas por no ser excesivamente populares ni notorias.

De ello, por lo tanto, es precisamente de lo que queremos hablarte en el día de hoy. Y es que en el artículo que hoy nos ocupa te vamos a hablar de una curiosidad bastante interesante sobre Final Fantasy VI, concretamente sobre una que hace referencia a jefes o bosses que fueron diseñados para el videojuego de Square pero que se acabaron quedando fuera. ¿El motivo? Como de costumbre en este mundillo, el tiempo.

Para ajustarse a los estrictos plazos que se le marcaban Square tuvo que prescindir de diversos elementos inacabados y que inicialmente estaba previsto que formaran parte del juego final. En este caso nos referimos a esos jefes. Los más conocidos de cuantos salieron a la luz son los que hoy te explicamos. Uno de ellos, de hecho, regresó de forma terrorífica en Final Fantasy VI Advance, la versión para Game Boy del juego.

El primero de los jefes que nunca se incluyeron en el juego es una versión menos poderosa de la batalla contra Umaro. Umaro es un Yeti que se podía unir a tu grupo de héroes en la segunda mitad del videojuego. Que fuera más débil en esta versión eliminada hace pensar que estaba prevista para situarse en los primeros compases del juego, de modo que el mencionado personaje se nos podría haber unido mucho antes.

El segundo de ellos estaba probablemente destinado a ser un jefe para la zona de Sabin. Recibía el nombre de Colossus (o Coloso) y tenía una inteligencia artificial capaz de responder con certeza a ciertas habilidades que le fueran a perjudicar gravemente. Del mismo modo, si Gau estaba en nuestro grupo de héroes atacantes Colossus se centraría en él hasta que quedara completamente eliminado de la batalla, no se sabe por qué.

El más interesante de todos es el último de ellos, un boss llamado CzarDragon que iba a tener las estadísticas más altas de todo el juego, por lo que iba a ser un peligro increíble. Finalmente no fue incluido pese a las sospechas de algunos jugadores, pero renació en el ya mencionado Final Fantasy VI Advance como Dragón Kaiser, el jefe más poderoso de toda la obra. En cierto modo al final sí acabamos disfrutando (y sufriendo) de él.

Como ves, por muchos años que pasen la saga Final Fantasy siempre tiene detalles y secretos que ofrecer. Puede que conocieras esta curiosidad y no la recordaras o puede sencillamente que nunca hubieras oído hablar de ella. Sea como fuere, si te ha gustado el artículo y quieres que hagamos más de esta temática háznoslo saber a través de la caja de comentarios para que lo tengamos en cuenta para fututo reportajes y textos.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar