Final Fantasy VIII tenía un minijuego de Chocobos que casi nadie pudo jugar

Existen pocas sagas de videojuegos con tanta trayectoria (y de tanto éxito) como Final Fantasy. Aunque la franquicia nació casi como una despedida se acabó convirtiendo en un triunfo y ha llegado hasta nuestros días en la mejor forma posible. Final Fantasy XV ha sido muy bien valorado por los fans, aunque muchos siguen teniendo la cabeza puesta en los juegos clásicos de la serie, los que consideran como los de más nivel.

Cada fan de Final Fantasy tiene su entrega favorita, pero lo cierto es que todas ellas, sin excepción, tienen cosas muy interesantes, ya sea a nivel jugable o en cuanto a secretos que tal vez no conocieras. De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pues lo que encontrarás en las siguientes líneas es una gran curiosidad sobre Final Fantasy VIII que muy pocos conocen de primera mano y no muchos más saben.

Lo curioso de este secreto de Final Fantasy VIII es que solo pudieron experimentarlo los jugadores de Japón, pues está relacionado con un dispositivo llamado PocketStation (de la marca PlayStation) que incluía un minijuego de rol oculto. La PocketStation era algo similar al VMU de Dreamcast y servía tanto como tarjeta de memoria para la consola como asistente digital, aunque en este caso tenía incluso otra función distinta.

La PocketStation tuvo muy malas ventas en Japón y fue precisamente por ello por lo que Sony decidió detener su producción y nunca salió del país del sol naciente de forma oficial. Con el lanzamiento de Final Fantasy VIII en Japón también se pudo jugar a un minijuego RPG en la PocketStation que tenía por nombre Chocobo’s World, que estaba protagonizado, como su propio nombre indica, por las mascotas más queridas de la saga.

Se trataba de un juego de lo más sencillo que consistía en conseguir objetos y pasárselos a tus personajes de Final Fantasy VIII para hacerlos más fuertes o para ayudarles en los combates más complicados. El port de PC de Final Fantasy VIII incluía una versión de Chocobo’s World que podía ser jugada con un programa aparte, pero lo cierto es que la mayoría de versiones que vieron la luz en todo el mundo se quedaron sin este extra.

En cuanto a la PocketStation, algunos videojuegos localizados como Final Fantasy VIII o Saga Frontier 2 aún eran compatibles con las características del dispositivo, pero como el aparato no llegó a otros países que no fueran Japón nadie pudo disfrutar nunca de ellas. La historia de la PocketStation es triste, pero más es saber que los fans de Final Fantasy se quedaron sin una parte (por pequeña que fuera) de la VIII entrega de la saga.

Como ves, incluso casi dos décadas después de su lanzamiento oficial Final Fantasy VIII tiene detalles ocultos sobre su desarrollo y su historia que no todos los aficionados a la franquicia de Square Enix conocerán. Si te ha gustado el artículo y quieres que te contemos más cosas sobre la saga Final Fantasy no tienes más que hacérnoslo saber a través de la caja de comentarios para que lo tengamos en cuenta para futuros textos.

Publicaciones relacionadas

Cerrar