Cuadernos de formación U-tad: Un verano haciendo videojuegos

Las clases terminan, pero hay 3 videojuegos en desarrollo.

A rising bond Aunque es verano, el desarrollo de videojuegos no cesa. Prueba de ello es la celebración de la Gamescom 2019, donde se presentan las novedades del sector a mediados de agosto. Esta feria es la oportunidad que tienen muchos estudios para mostrar su proyecto y conseguir publisher. El Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital, U-tad, prepara a los alumnos para este momento y es una institución pionera en la formación académica sobre el desarrollo de videojuegos. De sus aulas han salido juegos como Intruders: Hide and Seek de Tessera Studios o Windfolk, una aventura basada en el vuelo como mecánica principal que actualmente sigue su camino. Durante el curso vigente, U-tad presentó los tres proyectos fin de máster que han estado trabajando durante todo el verano para llegar a sus metas en los próximos meses.

El objetivo inmediato es entregar la primera alpha con 10 o 20 minutos de gameplay. Pero el tiempo es el principal enemigo de estos estudiantes que se enfrentan por primera vez a un proyecto real. «Nos hemos encontrado con multitud de dificultades para intentar meter todo el contenido que teníamos planeado», reconoce un responsable de Inbreak Studios que está desarrollando A Rising Bond. Nos confiesan que «no es fácil tener un juego en 9 meses con los niveles de calidad que teníamos planteado» y por ese motivo han cambiado algunos aspectos de esta aventura de sigilo en tercera persona. A pesar de ello, la esencia del juego la han mantenido porque «lo más importante era mostrar la crudeza de la guerra, así como la relación que vamos forjando con Erika».

Desarrollando un juego en 9 meses

Los equipos están aprovechando el verano para sacar adelante sus proyectos en las aulas habilitadas de U-tad, ahora que ya tienen «las ideas mucho más centradas y el objetivo más claro». Mientras tanto, en Lost Criteria Studios, creadores de Blackstorm, están dedicando estas semanas a «profundizar y desarrollar las últimas mecánicas necesarias para que nuestro producto tome la forma diseñada en un inicio», entre las que destacan las colisiones entre barcos y el entorno, nuevas armas como el cañón P. situado en la proa de cada nave o incrementar un inventario en el barco para almacenar todos los loots obtenidos en el amplio escenario. Blackstorm es uno de los proyectos más ambiciosos al tratarse de un battle royale de piratas en un entorno espacial.

Blackstorm

Su característica multijugador online es lo que les está provocando más quebraderos de cabeza, pero actualmente están priorizando la experiencia de juego entre dos barcos, según explican desde el estudio. «El departamento de programación se tuvo que enfrentar al reto online, la replicación y el movimiento fluido tanto de los barcos como de los personajes, teniendo en cuenta que nuestros barcos se encuentran en el espacio con una libertad de movimiento total y que cada barco tiene una cúpula de gravedad que permite a los jugadores moverse dentro de él», destacó. Todos ellos están compaginando las distintas fases del desarrollo con las asignaturas pendientes que les quedan del Máster, aunque reconocen la importancia de «gestionar el descanso de la mejor forma para que el ritmo de producción se vea alterado lo menos posible».

A finales de agosto tienen que presentar la primera alpha con todo el contenido incluido, ya que después los directores de proyecto no permiten agregar nada. Los meses siguientes deberán pulir el producto y balancearlo en el caso de Blackstorm para presentar la beta. Y finalmente alcanzarán la fase Gold en octubre, donde se presentará el proyecto final. Todos estos hitos cuentan con la supervisión de U-tad para obtener unos mínimos de calidad exigidos desde el inicio de los proyectos, aunque con el tiempo han logrado «organizarnos y gestionarnos mejor de una forma independiente».

Talento patrio

Por último, Iñaki De la Haba, game designer de Golden Coconut Studios, destaca el aprendizaje de una metodología de trabajo durante estos meses atrás. La mejor solución a esas carencias con las que partían ha sido «el trabajo duro, la constancia y la ayuda de los tutores del proyecto». En verano se han tenido que adaptar para cuadrar las vacaciones y demás tareas para que el ritmo normal no disminuya. Tiki tiki es un juego cooperativo local para hasta 4 jugadores, un party game para juntarse con amigos donde el objetivo es recuperar el Coco Dorado, robado por el malvado cangrejo Virgu. Como podrás ver en la imagen bajo estas líneas, Tiki Tiki es muy colorista y tiene elementos que nos recuerdan inevitablemente a algunos juegos clásicos.

Tiki Tiki

Aunque desde el estudio reconocen que han tenido que eliminar algunos contenidos que tenían previstos introducir por falta de tiempo y experiencia. «Esto nos ha hecho tardar más de lo esperado en definir y cerrar distintos aspectos del juego, lo cual nos ha retrasado a la hora de crear contenido extra«, explicó De la Haba. Sea como fuere, en septiembre podremos ver la beta de estos tres proyectos universitarios, la primera toma de contacto con todo el contenido que tienen que ofrecernos estos juegos made in spain.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar