Fortnite no causa adicción, según un investigador británico

Los videojuegos ya no solo reciben el San Benito de crear generaciones violentas, sino que además son acusados de estar generando adicciones entre los más pequeños, y los no tan jóvenes. Pero, ¿es así? Si por parte de la Organización Mundial de la Salud se pretende incluir esta dependencia en su catálogo de enfermedades mentales, otro sector de la comunidad científica pretende desmontar este argumento. Entre ellos Andrew Reid, investigador de la Universidad Glasgow Caledonian, que ha centrado uno de sus últimos trabajos en Fortnite.

Como ya sabrás, desde la irrupción del modo Battle Royale en Fortnite la fama de este juego ha crecido, por lo que no es raro ver a alguien sumergirse en los servidores de este título para disfrutar de varias partidas. Algo que se ha visto beneficiado por la versión para móviles que permite jugar donde y cuando uno quiera. ¿Ha favorecido esto la expansión de la dependencia a los videojuegos? Reid no solo lo niega, sino que además evidencia grandes beneficios que pueden aportar este tipo de videojuegos cuando se usan de forma correcta.

En primer lugar Reid destaca que Fortnite no es el primer juego que ofrece a los usuarios una experiencia online. World of Warcraft ya sumergió a los usuarios en estos terrenos mucho antes. Y de hecho, en el título de Blizzard también se destacan algunos de los beneficios de este juego, entre ellos uno principal: la creación de una comunidad y el sentimiento de pertenencia. Según este investigador, participar en estas partidas es una buena lección de jerarquía y compañerismo al tener que trabajar codo con codo.

Además no hay que olvidar el factor de diversión, la búsqueda de pasar un buen momento que muchos encuentran en juegos como Fortnite. Reid señala que los videojuegos están estigmatizados, y que a día de hoy muchos no aceptan esta forma de ocio como válida, aludiendo a la dependencia. Es decir, jugar a videojuegos no tiene la misma valoración que ver una película.

Por ello, tal y como ha señalado a la BBC, va siendo hora de dejar de estigmatizar el canal (los videojuegos en este caso) y comprobar, en los casos donde efectivamente existe dependencia las verdaderas causas. El primer paso es dejar de considerarlo como un desencadenante de estas dependencias.

 

Cerrar