Nintendo reemplaza gratis la Game Boy de una señora de 95 años

Porque jugar es algo que no tiene edad.

Game Boy cumple 30 años

Jugar es algo que se puede hacer a cualquier edad. Y si no, que se lo digan a la madre de Kuniko Tsusaka. Esta mujer japonesa de 95 años lleva 30 disfrutando de Tetris en su Game Boy, pero, como sucede con cualquier aparato electrónico, la consola portátil ha ido perdiendo facultades hasta que ha dejado de funcionar. Algo que se ha podido solucionar gracias a Nintendo, que ha decidido regalarle una nueva Game Boy al enterarse de su peculiar historia con la portátil y el juego de puzles.

Y es que su caso es bastante particular. Tsusaka, hija de esta jugona de pura cepa, escribió recientemente una carta al Asahi Shimbun para contar la historia de su progenitora. En ella, como recogen en GameRant, explica cómo su madre lleva 3 décadas disfrutando de esta portátil, como también que, tras dejar de funcionar la consola, su estado de salud ha ido empeorando drásticamente. A consecuencia de eso, su familia ha intentado buscar un arreglo o un modelo de sustitución, pero no pudo dar con nada, dado que Game Boy dejó de tener presencia por completo en el año 2003.

La historia mejora. Un día, el nieto de la anciana mencionó delante de ella que Nintendo tiene un «servicio de atención divino». Una expresión con un doble sentido en japonés, ya que el término «kami» puede significar «divino» o «papel». Al parecer, su abuela entendió que se refería a que era un «servicio de atención en papel» y, ni corta ni perezosa, decidió escribir una carta a la Gran N junto con su consola rota.

¿Qué sucedió? A la semana, recibió una carta de Nintendo como respuesta en la que le notificaron que, desafortunadamente, no podían reparar su GB, pero sí que podían darle una completamente nueva de sus almacenes, que además venía junto a la carta. Con esta, y con un mensaje en el que le desean una larga y saludable vida, le regalaron la consola para que pudiera seguir disfrutando de su hobby. Y así es, dado que su hija no tardó en responder a la firma en agradecimiento con una foto de su madre volviendo a pasarlo bien con Tetris.

Una historia con un final feliz que muestra el mejor lado de los videojuegos y, además, nos vuelve a recordar que Nintendo es una de las firmas que más se vuelca con sus servicios de atención al consumidor. Aunque no es la primera vez que vemos un caso por el estilo, como pasó con Microsoft y la Xbox One que dio a un niño de lo más solidario. Hacer el bien es algo que nunca sobra, y más viendo casos como estos.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar