Recordando las ediciones Pikachu de la Game Boy y la Nintendo 64, ¡déjate llevar por la nostalgia!

Pikachu fue un icono y estas consolas son la prueba de ello.

Game Boy Light Edición Pikachu

Es difícil imaginar Pokémon sin relacionarlo con Game Boy. Su historia está inevitablemente ligada y fue la portátil la que dio a conocer la franquicia en todo el mundo. Así que no sorprende cuando descubres que los videojuegos de Pokémon más vendidos siguen siendo en esta consola de Nintendo. Pero entre todas estas criaturas, hubo una que se hizo inmensamente popular en aquellos años. Gracias a la serie de animación, Pikachu se hizo un hueco en los corazones de los fans y todo el merchandising que vino después. El Pokémon eléctrico se convirtió en un icono de la franquicia, por lo que consiguió sus propias consolas personalizadas.

Game Boy tuvo ediciones especiales, aunque no todas llegaron a salir de Japón. Una de ellas tenía como total protagonista a Pikachu y se lanzó para conmemorar la primera película de Pokémon. Esta versión tiene escrito en la parte inferior Pokémon Center Tokyo, el único lugar donde se podía comprar desde el 21 de julio de 1998. Contaba con una pantalla que se iluminaba y por eso se la llamó Game Boy Light. Pero no fue la única consola que en la que apareció Pikachu, porque más tarde se lanzó una Nintendo 64 con el lanzamiento de Pokémon Stadium. Seguro que aún la recuerdas, pero si no es el caso te dejamos un vídeo de esta edición limitada.

Esta consola era de color azul eléctrico y tenía un Pikachu grande sobresaliendo de la misma con el botón de Reset en una de sus patas, además de un botón de encendido con forma de Pokéball. Le acompañaba un mando del mismo color con el logotipo de Pokémon. A diferencia de la Game Boy anterior, esta consola sí llegó a todo el mundo en el año 2000. Toda una joya de coleccionista para los seguidores de esta saga de videojuegos. Quizás por ese éxito del roedor, The Pokemon Company haya intentado colar otros Pokémon como los nuevos Pikachu.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar