Game Jam On 2017: U-tad desafió a desarrolladores a crear un juego en 48 horas

Game Jam On 2017: Así fue este evento enfocado en la realidad virtual

A lo largo de todo este fin de semana, en el Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital (U-tad) se han reunido unas 94 personas con un sólo objetivo: desarrollar un videojuego en 48 horas. Este es el fin que plantea la Game Jam On, un evento que llevará los proyectos que salgan de esta contrarreloj a participar en la Global Game Jam. El evento, que dio comienzo el pasado viernes, presentó un tema común para todos los participantes, tanto de la Game Jam On, como de la Global Game Jam. En esta ocasión el tema escogido fueron las ondas, u olas, del inglés ‘waves’, un tema que cada uno de los grupos participantes decidió enfocar de distintas maneras y que acabó dejándonos juegos increíbles.
 
AlfaBetaJuega pudo asistir a este evento, y hablar con Alberto Pérez-Bermejo, organizador de la Game Jam On y profesor en la U-tad, que nos contó que todo surgió a raíz de Video Game Army, una plataforma que pretende facilitar la búsqueda de la formación. Por lo que uno de los pasos lógicos a seguir era crear pequeños proyectos o juegos, algo para lo que las Game Jam llegan a funcionar de maravilla, ya que permiten formar equipos, ponerse uno a prueba y ver cómo es el mundo real tras la creación de un videojuego.
 
Sin embargo, a pesar de que lo principal de esta Game Jam es la creación de un videojuego en un tiempo bastante limitado, el evento también sirve para juntar a personas que pueden acabar creando grandes juegos fuera de este evento. Ya que al llegar a la Global Game Jam, este proyecto inicial puede acabar viéndose en las más de 700 sedes que forman parte de este evento global y terminar teniendo una gran trascendencia. Además, aunque en un principio esto puede parecer algo complicado, existen diferentes diversificadores, que actuarían a modo de logro y que facilitan la búsqueda del juego realizado. Por ejemplo, existe un diversificador si el juego al final no necesita más que la barra espaciadora del teclado para funcionar.
 
 
Además, el punto fuerte de la Game Jam de este año se encuentra en la realidad virtual. Porque en esta ocasión todos los participantes podían decidir desarrollar un juego en realidad virtual, algo que ha acabado dejando resultados sorprendentes y que muestran el gran talento de todos los integrantes de esta gala. Por otra parte, como nos contaba Pérez-Bermejo, esto solo demuestra que, a diferencia de lo que pueden creer algunos, la realidad virtual no es una moda pasajera, sino que ha llegado para quedarse. Sin embargo, pese a la dificultad añadida que tiene el hecho de desarrollar un juego en realidad virtual, debido a que podía ser una novedad para parte de los participantes, en la Game Jam On del año que viene se dará un mes de prueba antes del evento principal para que, de esta forma, no surjan problemas de última hora.
 
Este año, desgraciadamente, de los 140 participantes inscritos en un primer momento, solo fueron seleccionados 94, lo que ya indica la calidad y compromiso de los integrantes de la Game Jam On. 94 personas que si bien muchos ya venían con un equipo de desarrollo formado con anterioridad, también había quienes fueron integrándose poco a poco en los distintos grupos, que acabaron estando compuestos por desde un solo desarrollador, hasta unos diez. Al final, de los grupos establecidos resultaron doce interesantes propuestas que os presentaremos a continuación. Por otro lado, a pesar de lo extremo que puede ser desarrollar un juego en un tiempo tan escaso, como pueden ser 48 horas, que exigen un nivel de trabajo muy intenso, la mayoría de los que han participado en la Game Jam On de este año se quedan con ganas de más. E incluso muchos prometen repetir en otras ediciones.
 
 
En este enlace puedes encontrar los distintos proyectos que acabaron entrando dentro del plazo límite y que ya compitieron en distintas categorías, que también mencionaremos a continuación. RedHotChipsets consiguió hacerse con el premio a Mejor Resolución Gráfica, junto con el Premio del Público a mejor Gameplay por Aarrrr! The Waves!!
 
Por otra parte, Illohead se hizo con los premios a mejor Arte y a Mejor Banda Sonora, premios con los que volvió a hacerse gracias al apoyo del Público en redes. Mientras que el premio a Mejor Game Design fue para GGGames, por WMW.
 
Por último, Un día más, de Abyss Riders, logró el premio a Mejor Experiencia de Usuario, junto con el de Mejor Juego de VR, que fue entregado por Carlos Bolívar, responsable del canal de YouTube Jugón Virtual. Sin embargo, finalmente fue Un día más el título en coronarse finalista de la Game Jam On de este año.
  • Lost Frequency (Friday20thGames)
 
En Lost Frequency, un título de realidad virtual, nos metíamos en la piel de un policía dentro del escenario de un crimen que debíamos resolver a partir de una radio. Al sintonizar determinadas frecuencias, ésta nos permitía viajar en el tiempo, dentro de ese mismo escenario, y descubrir distintas claves para ir progresando.
  • Wave Battle (NoobO Games)
 
 
Este juego nos daba la oportunidad de sacar nuestro lado más fan tanto de Sega como de Nintendo, a través de distintos títulos de Super Nintendo y Megadrive. En este caso, este título multijugador iba formando olas cada vez con más integrantes, que debían pulsar un botón en el momento adecuado y así apoyar a su consola preferida.
 
  • Drakar 1956 (Team X)
 
Como su nombre indica, este título de realidad virtual nos ponía al timón de un barco pirata capaz de navegar y enfrentarse a otras naves enemigas en batallas navales. Sin embargo, debido al tiempo limitado, los encargados del juego se quedaron con las ganas de introducir distintas misiones.
  • Khaldi (Illohead)
 
Khaldi es un título de plataformas que destaca, sobre todo, por su increíble banda sonora y por el diseño visual del juego. Se trata de una obra en la que manejamos a Khaldi, que gracias al poder de las ondas que ha adquirido, y que podemos ver en la parte inferior de la pantalla, podrá prever mejor o peor el movimiento de las distintas plataformas y obstáculos a superar. Y todo esto para llegar hasta el jefe final del juego que, igual que el resto del título, presenta un aspecto visual maravilloso.
 
  • Aarrrr! The Waves!! (RedHotChipsets)
 
De nuevo encontramos un título que mezcla batallas navales y realidad virtual. Sin embargo, en este caso nos encontramos ante un juego multijugador en el que controlaremos barcas hechas de cáscara de nuez, con las que podremos disparar a nuestros rivales. Y todo con unos efectos de sonido que dotan al juego de una estética pirata bastante cómica. Además, sus desarrolladores han anunciado que probablemente el título acabe estando disponible.
  • Flooow (CabinfeVR) 
 
Esteban Gallardo es el responsable de este título que puede jugarse en realidad virtual y que, como si estuviéramos concursando en una de las pruebas más conocidas de Wipe Out, nos obliga a esquivar saltando una barra que viene hacia nosotros para, de esta forma, crear una onda que irá cambiando de nivel con cada salto, hasta llegar a la sincronización máxima.
 
 
 
  • DrakkarDuck (DoppedTurtles)
 
DrakkarDuck es un juego de equilibrio. En él contaremos con dos navegantes vikingos, que tendremos que ir desplazando a un lado u otro de nuestra embarcación para evitar hundirnos. El punto fuerte del juego es la diferencia de peso entre ambos navegantes, junto con los distintos factores que influirán en nuestra partida, como olas, aves que se posan en nuestra embarcación y cuyo peso tendremos que tener en cuenta, o criaturas marinas que intentarán desequilibrarnos.
  • 1954 (PINESTEEL)
 
En 1954 nos poníamos en el papel de un individuo capaz de controlar a otros tres, que estaban separados unos de otros a través de distintas cristaleras, y que contaban con distintos poderes. Por una parte, uno de estos sujetos era capaz de controlar las ondas lumínicas, lo que le daría la oportunidad de revelar texturas o información que a simple vista estuvieran ocultas. Otro podía controlar las ondas gravitacionales y mover objetos con la mente, mientras que el tercero controla ondas temporales, lo que le da la oportunidad de acelerar o decelerar distintos objetos en movimiento. Sin embargo, por falta de tiempo y problemas de última hora, este proyecto no llegó a concluirse.
 
 
 
 
  • WMW (GGGames)
 
WMW es un juego tan simple como divertido y adictivo. Nuestra misión será esquivar una serie de obstáculos creando distintas ondas. Además, cuenta con un modo multijugador que nos hará enfrentarnos a nuestro rival, siendo capaces de dispararle.
  • Oritanic (Rogue Two)
 
En Oritanic controlábamos un barco de papel que, gracias a un sensor, no necesitaba de más mandos que nuestras propias manos. En este caso debíamos esquivar una serie de obstáculos, a la vez que coleccionábamos botellas de color verde y evitábamos las de color rojo junto con distintas bombas.
 
 
 
 
  • Wave k ase (Wave k ase Jam-on y Queso)
 
Wave k ase es un título que juega con el ritmo. Controlando un altavoz y siguiendo el ritmo de su banda sonora, debíamos ir acertando una serie de oleadas, que cada vez se complicaban más.
  • Un día más (Abyss Riders)
 
Abyss Riders nos dejó con un título que combinaba una experiencia multijugador y que contaba con un uso excelente de la realidad virtual. Aquí, uno de los dos jugadores adoptaba el papel de buzo, mientras que el otro, que era quien realmente contaba con el poder de la partida, podía encargar a su compañero llevar a cabo distintas misiones, siempre con un doble sentido moral; mientras que podíamos avisar de que había algún problema grave, para que nuestro compañero lo solucionara, también podíamos evitar tomar esta situación, que conllevaría una serie de consecuencias.

Publicaciones relacionadas

Cerrar