¿Gears of War os parece lleno de estereotipos? Su director artístico dice que es por culpa de las imitaciones

Gears of War es, innegablemente, un referente de esta generación. Si pensamos en él pensamos en soldados espaciales blindados, en coberturas, en disparos a tutiplén, en intensas batallas contra grupos de enemigos… Y, sin embargo, a estas alturas todo esto ya se nos antoja muy familiar. ¿Estereotipos, decís? Chris Perna, director artístico del juego no aprobaría esa calificación. Perna, en cambio, señala a otros juegos como los culpables.

“Cuando Gears [of War] salió a la venta era fresco y oscuro. Era de lo que se trataba, ¿verdad? No pediremos perdón por ello. Era un juego brutal, tenía que serlo. Y entonces todo el mundo comenzó a copiarnos y a imitar nuestro aspecto, y el mercado se inundó de clones de Gears, lo que acabó perjudicando al original”, dice Perna a la Revista Oficial Xbox. El director de arte ha tenido que emplearse a fondo para escapar de la pérfida sombra de los copiones: “Aumentamos la paleta de colores en Gears 2 y de nuevo en Gears 3. Era muy colorido porque mejoramos el sistema de renderizado e iluminación. En Judgment ha evolucionado incluso más. Hemos aumentado la difuminación para las explosiones y dar un toque más fantasmal, como si pusiéramos vaselina sobre el objetivo [igual que una técnica cinematográfica]. Le da un aspecto muy, muy suave”.

¿Será este nuevo paso adelante en lo visual suficiente para escapar de esos estereotipos provocados por su propia fama? Lo sabremos a partir del 23 de marzo.

Publicaciones relacionadas

Cerrar