Geniales videojuegos que solo deberían jugarse una vez

Como cualquier obra de carácter artístico, los videojuegos se disfrutan plenamente la primera vez que los jugamos. Cuando se trata de títulos centrados en la historia y en su vertiente narrativa, la mayoría de ellos suelen perder fuerza en una segunda pasada. Es precisamente por ello por lo que muchos usuarios solo quieren completar cada juego una sola vez para quedarse con la sensación que les dio al pasarlo por vez primera.

En ese mismo sentido hoy queremos acercarte un listado de videojuegos que, a nuestro juicio, tan solo deberían jugarse una vez. Puede que incluso nosotros los hayamos rejugado y precisamente por eso nos hayamos dado cuenta de que era mejor quedarse con la sensación que nos transmitieron la primera ocasión que los jugamos. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos comentes las tuyas.

BioShock Infinite

El verdadero poderío de la tercera entrega de la saga BioShock se encuentra en su historia. Es sorprendente, impactante e incluso puede dejarte confuso tras terminarlo. Es precisamente ahí donde reside su grandeza y por lo que una segunda pasada hace que pierda todas esas cualidades. Nos sigue quedando un videojuego más que divertido, pero todas las sorpresas han sido desveladas y nada puede impactarnos ya.

Spec Ops: The Line

Con este infravalorado videojuego pasa algo similar a BioShock Infinite, con la salvedad de que Spec Ops: The Line no es tan notable como la obra de Ken Levine en cuanto a lo jugable. En ese apartado se trata de un shooter en tercera persona bastante convencional, lo que no da suficiente aliciente de rejugado. Sin embargo, una vez sabemos la sorpresa final volverlo a comenzar hace que pierda toda la gracia.

The Elder Scrolls V: Skyrim

Los motivos para no jugar una segunda vez a Skyrim son muy diferentes a los hasta ahora expuestos. Y es que una primera pasada concienzuda al juego de Bethesda nos puede llevar casi 200 horas, de modo que volverlo a empezar es un riesgo para con nuestro tiempo libre. Si te vuelves a enganchar perderás (invertirás) otros tantos cientos de horas que podrías estar dedicando a videojuegos que nunca hayas probado.

Heavy Rain

Los videojuegos de Quantic Dream son especiales por muchos motivos, pero concretamente por la posibilidad que nos brindan de formar nuestra propia historia con nuestras decisiones. La primera vez que completemos Heavy Rain habremos descubierto “nuestra historia”, de modo que volverlo a jugar para conseguir un final diferente podría llegar a considerarse como “falsear” los resultados.

Life is Strange

Algo similar ocurre con la obra maestra de Dontnod Entertainment. La gracia del videojuego está no solo en sorprendernos con los repentinos e inesperados giros de guion que nos aguardan a la vuelta de la esquina, sino en hacer nuestra propia historia. La impactante decisión final del videojuego lo convierte en una emotiva obra que no tiene la misma gracia en una segunda pasada si vas a descubrir el otro final.

Metal Gear Solid V: The Phantom Pain

A pesar de que la quina y última entrega numerada de la saga Metal Gear Solid es la que menos cinemáticas tiene también es la menos rejugable. Si ya la primera vez se hizo muy pesado tener que repetir misiones con una dificultad añadida imagínate cómo sería tener que hacerlo una segunda. Nadie duda de la calidad de The Phantom Pain, pero indudablemente es un videojuego que pierde muchísimo en la segunda pasada.

L.A. Noire

Unos lo aman, otros lo odian. No hay término medio con el videojuego de Team Bondi y Rockstar Games. En él somos un policía que investiga diferentes casos, de modo que ya puedes ir imaginando por qué no merece la pena jugarlo una segunda vez. Sabiendo quién es el responsable de cada caso y cómo cazarle el videojuego pierde todo su encanto de misterio e investigación, de modo que es mejor quedarse con la primera impresión.

Cerrar