Godfall se configurará de manera diferente en las partidas en solitario y las cooperativas

Jugar solo o con amigos influirá en la dificultad y en cómo preparar a tu personaje en Godfall.

Uno de los primeros juegos de PS5 que se han terminado, y uno de los compañeros de lanzamiento de la nueva consola de Sony. Godfall se acerca a su estreno y los detalles llegan por todas partes. Las últimas novedades vienen directamente de su Productor Técnico, quien ha explicado cómo cambia el juego al jugar solo o con amigos, y cómo influye eso en el personaje al que manejaremos.

Cómo funciona el modo cooperativo de Godfall

Dick Heyne, encargado de la producción técnica de Godfall, es quien se ha decidido zambullir en esta faceta tan importante del Looter Slasher de Counterplay Games. Charlando con Gamebyte, ha explicado que «la dificultad de los enemigos aumentará en cooperativo, así que, tener más jugadores aumenta naturalmente el DPS, pero no significa que los encuentros se vayan a resolver más rápidamente». Quieren equilibrar la balanza para que se mantenga el desafío independientemente del número de usuarios que participen en una partida y la experiencia que tengan.

godfall

Asimismo, explica también los diferentes tipos de configuración que habrá para el jugador. «Hay builds óptimas para ir en solitario y otras óptimas para el cooperativo», subraya, «dependerá del jugador decidir qué estilo encaja mejor con él«. Apuestan por la variedad para personalizar la experiencia de juego, a la vez que el desafío constante para exigir la compenetración de todos los que participéis en una partida.

Obviamente, para poder jugar con amigos será necesaria la conexión a PSPlus, aunque esta no se exigirá para poder jugar en solitario. Counterplay Games va a estrenarse en la next-gen de la mano de PS5 con un juego muy potente en lo visual y, esperamos, también potente en lo mecánico. ¿Os haréis con él?

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar