Google crea una IA que es capaz de jugar a videojuegos y aprender de sus errores

Estamos un paso más cerca del futuro apocalíptico que tanto nos narran las películas y las obras de ciencia ficción en general. Aunque sea uno pequeñito. Google, de forma adjunta con la empresa DeepMind que adquirió hace algo más de un año, han creado una Inteligencia Artificial que es capaz de mejorar sus habilidades conforme va repitiendo determinadas veces una misma tarea.

Para que lo entendáis, Deep Q-Network, el nombre de esta IA, la primera vez que prueba un videojuego es más pésima que un niño de tres años que jamás ha tocado un mando. Tras 100 intentos, aprende un poco de sus errores y es capaz de acertar algunos tantos. Cuando lo ha probado 400 veces, es mejor que los jugadores profesionales que han dedicado toda su vida a este ocio. Y así con hasta 49 títulos de la Atari 2600, en los que llegó a superar las puntuaciones de los humanos en 23 de todos ellos. Esta creación en ningún momento conoce el funcionamiento de lo que está probando, pero es capaz de analizar la situación y de recibir recompensas por aquellos actos que le aportan más puntos, por lo que decide repetirlos para así sentirse mejor.

Con esta capacidad de aprender y mejorar sus facultades, los seres humanos estamos vendidos ante el destino nefasto en el que los robots nos gobiernan y hacen con nosotros lo que quieren. Y pensar dentro de varios años que todo empezó por una inocente partidilla al Breakout.

Para comprobar cómo se las gasta el DQN (Skynet para los amigos), tenéis el vídeo que os dejamos más abajo.

Publicaciones relacionadas

Cerrar