Grand Theft Auto V incorpora un modo Battle Royale gracias a un mod

Desde que PlayerUnknown's Battlegrounds y Fortnite se convirtieran en dos de los éxitos más destacables de la industria reciente del videojuego, se empezó a especular con la posibilidad de que algunas de las compañías más punteras del sector empezaran a apostar también por el modo Battle Royale. Tanto es así que, durante las últimas semanas, se ha barajado en no pocas ocasiones que Red Dead Redemption 2 acabe incluyendo esta opción de juego.

Aún es pronto, teniendo en cuenta que el lanzamiento no tendrá lugar hasta el mes de octubre, para saber si se encuentra entre los planes de Rockstar Games. Sin embargo, los modders se han puesto manos a la obra hasta averiguar cómo encajaría esta modalidad en otra de las franquicias de la desarrolladora. Concretamente en Grand Theft Auto V, que no ha dejado de añadir nuevo contenido, aunque nada parecido al Battle Royale al que hacíamos referencia.

El mod en cuestión recibe el nombre de Complex Control y permite disfrutar de una experiencia de lo más espectacular junto a otros muchos jugadores. Como cualquier Battle Royale, este modo cuenta con muertes permanentes que afectarán a todos los participantes. Su objetivo, encadenar las máximas rachas de bajas hasta ser el último en pie, algo que solo podrá conseguirse sacando el máximo partido a las posibilidades de esta modalidad no oficial.

Tras escoger a uno de los setenta personajes que ahora mismo están disponibles en el mod, el usuario deberá enfrentarse al resto en el mapa de Los Santos. En su exploración hallará no solo armas con las que acabar con sus enemigos, sino con power-ups de lo más llamativos. Entre estas habilidades únicas, que tendrán tiempo de refresco, destaca por ejemplo la del teletransporte. El jugador podrá viajar instantáneamente a cualquier lugar que tenga a vista, incluso al interior de vehículos para facilitar su huida de una zona comprometida. ¿Crees que Rockstar debería apostar por algo similar en sus próximos videojuegos?

 

Cerrar